Fredy Martín Pérez

De los nueve regidores del ayuntamiento de Comitán, ocho de ellos acapararon el grueso de los 224 becarios del programa Jóvenes Construyendo Futuro, que tenía la presidencia municipal, pero para tal fin, dieron de alta por nueve ocasiones como “centro de trabajo” a la sala de regidores, aunque durante los tres meses de capacitación que lleve el programa, la mayoría de los muchachos solo se dedicaron a hacer mandados y realizar compras personales de su “jefe inmediato”.

A principios de agosto, el programa dio de baja a los 224 muchachos, ya que los encargados detectaron irregularidades de “jefes inmediatos” en el manejo del programa.

Los regidores que dieron de alta en la plataforma del programa de Jóvenes Construyendo Futuro, a la sala de regidores como “centro de trabajo”, son: María Guadalupe Domínguez Hernández, del PRI; Norma Leticia Cordero Fernández, regidora independiente; Liliana Aguilar Jiménez, de Morena; Martha Xóchitl Aguirre López, de Encuentro Social.

También los regidores de Morena, Mónica Guillén Sánchez, José Hugo Campos Flores, Roberto Antonio Álvarez Solís y Alfonso Calvo Hernández (coalición PT, Morena y PES), las oficinas de, Equidad de Género, Salud Municipal, Coordinación Juventud, Archivo Municipal y Control Canino.

Además registraron el Centro Cultural y Artesanal El Turulete, que de ser un espacio para la venta de artesanías, operan algunas oficinas del ayuntamiento como Equidad de Género, donde están inscritos 16 muchachos, para recibir capacitación en “hacer oficios”, “dirigir un centro artesanal” y “mejorar su comunicación”, pero solo 6 asisten a la capacitación, aunque se desconoce quién ha cobrado en los tres meses la beca, según denunciaron becarios.

Aunque los “jefes inmediatos” aseguran que son los propios jóvenes son los que deciden la oficina y área en la que han decidido capacitarse, algunos de ellos aseguran que desde el Centro Cultural y Artesanal El Turulete, eran “movidos de una oficina a otra”, como “parte de favores” de los “jefes inmediatos” ya que algunos de ellos participaron a su lado en la campaña proselitista del 2019.

El Centro Cultural y Artesanal El Turulete fue en el inicio del malogrado inicio de Jóvenes Construyendo Futuro, el “centro de mando” de Guillén Sánchez, la coordinadora municipal del programa, acusaron los becarios.

El manipulo de los jóvenes de un lado a otro, causó que cuando el programa les dio de baja de la plataforma, ya no tuvieran la opción de saltar a otra empresa, porque se les agotaron las oportunidades y perdieron la beca.

Además de dedicarse a hacer mandados de los regidores, los jóvenes eran obligados a asistir a eventos políticos, acusaron los muchachos.

“Un día llegó aquí a mi oficina un joven con su padre y me dijeron que le diera de alta como becario, porque me decían que ellos habían participado en la campaña política de la regidora Mónica Guillén Sánchez y el papá del joven me aseguró que lo habían mandado del Centro Cultural y Artesanal El Turulete, para que se inscribieran como becario”, explicó el funcionario que pidió no ser identificado.

Como “centro de trabajo” también fue dado de alta en la plataforma del programa, el despacho jurídico del ayuntamiento, identificado como “López Gordillo”.

Pero de acuerdo a la solicitud de información con folio 00434319, que llevó a cabo a través de la Plataforma Nacional de Transparencia, el ciudadano con el alias de “Cositía averiguado”, los regidores niegan que los becarios los tengan de mandaderos y sostienen que son ellos “quienes eligen el área a la cuál (quieren) darse de alta para poder recibir su capacitación”.

En el caso de Guillén Domínguez, asegura que su propósito es enseñarle a los becarios “gestionar proyectos en materia turística apoyando la economía local, mediante la vinculación con los organismos federales, locales e internacionales”.

A su vez, Campos Flores explica que capacita a los jóvenes “en promoción deportiva, gestoría y promoción cultural” en el fomento a la lectura, pero también mejorar habilidades de comunicación y planeación y organización de eventos culturales y deportivos”.

Equidad de Género, responde que a los jóvenes “se les capacitará en el conocimiento de la administración pública, así también (en) el nuevo sistema (de justicia) penal, además de realizar censos, estudios socioeconómicos y la realización de eventos”, pero no dice cuáles.

También que mejoren la comunicación y que aprendan a trabajar en equipo y puedan participar en eventos, pero no dice de qué tipo.

El regidor Alfonso Calvo Hernández asegura que capacitó a los jóvenes en “cosas administrativas del lugar del centro de trabajo” y en el mejoramiento de su “capacidad de uso en la computadora, uso de papelería y oficios y logística en reuniones y eventos”.

La regidora Aguirre López expone que a los jóvenes se les ayudará para “hablar en público, facilidad de comunicación, contar con mayor disciplina y confianza y trabajar en equipo”.

En la dirección del deporte, responde que los capacitará a los jóvenes para que aprendan “a tratar a la gente”, a la “redacción de oficios”, “organizar eventos deportivos” y “organizar las unidades y centros deportivos”.

Del Centro Cultural y Artesanal El Turulete, responden que se les capacitará a los jóvenes en “redactar oficios”, a “dirigir un centro artesanal y cultural” y “mejorar su comunicación”.

Hace un par de días, la plataforma permitió que algunos becarios puedan darse de alta en otro “centro de trabajo”, pero muchos de ellos no pueden hacerlo, porque han sido movidos en dos ocasiones de oficinas y se les ha agotado la oportunidad.

De los 224 becarios, solo ocho de ellos que estaban inscritos en el Archivo Municipal recibieron talleres de redacción, yoga y encuadernación de libros, charlas con historiadores locales, editores, locutores y periodistas en vivo o vía streaming desde Ciudad de México, Tuxtla y San Cristóbal.

La regidora Mónica Guillén Sánchez, en entrevista telefónica, dijo que se “está solucionado el problema” y se trabaja para “conocer qué es lo que sucedió”. 

“Ya estamos trabajando para darle solución a este problema”, dijo pero tampoco pudo aportar datos sobre las irregularidades que detectó el programa, lo que provocó que los 224 jóvenes perdieran la beca.

 

Anuncios

Deja un comentario