Desde el aire, una esperanza para reforestar Chiapas

Chiapas tan contrastante: por un lado escenarios verdes pero por otro la devastación desértica por quemas y talas, ahí volaron 500 mil semillas para regresarle su esplendor.

Desde el aire, una esperanza para reforestar Chiapas

CRÓNICA. Chiapas tan contrastante: por un lado escenarios verdes pero por otro la devastación desértica por quemas y talas, ahí volaron 500 mil semillas para regresarle su esplendor.

Como que la tierra esperará este día que la mañana es soleada, radiante. Luego del temporal que mantenía gris a Chiapas, el sol mandó sus 30 grados al aeropuerto Ángel Albino Corzo, para celebrar quizá el Día Mundial del Medio Ambiente.

El capitán José Antonio Camacho Portillo aguarda en el hangar de aviación privada donde ya lo espera su Cessna bellamente pintado a tres colores, coloreado de México.

Sobre una camioneta blanca carga ya no 100mil como era su meta, son 500 mil semillas, 500 mil esperanzas de hacer de Chiapas más verde.

Pino, caoba, primavera, huanacaxtle y hasta cedro, son especies que en la gente donó a través de dos ediciones del Semillotón, eventos que empezaron como un solo posteo en redes sociales, pero que animó a todo un estado ante la necesidad de rescatar su tierra.

Con un llamado a la Torre de Control que fue devuelta con una autorización, el Cessna arrancó. De copiloto, el capitán Enrique Curiel que a dos manos desbarataba los nudos de los sacos que guardan esa esperanza para el estado.

Chiapas desde el aire es tan impresionante y contrastante: bella en lo verde pero indignante en explanadas que quedaron desérticas ante la tala y las quemas que tanto la dañaron; ahí es el objetivo, justo sobre los cerros de Villaflores.

Desde el aire, una esperanza para reforestar Chiapas

Una indicación con el pulgar y la puertecilla trasera de la avioneta se abrió. Curiel deja que se deslicen las semillas que taxistas, amas de casa, niñez, asociaciones, grupos de campesinos y diferentes instancias donaron para reforestar.

Algunas son sólo semillas pero muchas más son “bombas”, preparadas previamente con materiales naturales que, a decir del acompañamiento de expertos que recibió el capitán Camacho, surtirán mayor efecto.

Basta 10 minutos para estar de vuelta en la pista, que inmediatamente al aterrizaje sueltan ambos capitanes: “misión cumplida”.

 

Anuncios