Denuncia el Frayba que presos indígenas en huelga de hambre fueron llevados a celdas de castigo

Gabriela Coutiño

Tuxtla Gutiérrez, Chis. 23 Mar.- Que cesen las amenazas y se respete la integridad personal de 13 presos indigenas tsotsiles que el 15 y 18 de este mes de marzo iniciaron una huelga de hambre en tres penales de la entidad para exigir su liberación , demandó el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba).

Los 13 presos en huelga de hambre han indicado que constantemente reciben amenazas y hostigamiento de parte de las autoridades penitenciarias para que desistan de su manifestación”, denunció el Frayba.

“Este Centro de Derechos Humanos cuenta con datos documentales que Abraham López Montejo y Germán López Montejo, fueron llevados a la celda de castigo conocida como El Horno en el penal de El Amate, y que Adrián Gómez Jiménez y Juan de la Cruz Ruíz se encuentran en una celda de castigo en penal de San Cristóbal en condiciones de aislamiento e insalubridad, lo que pone en riesgo su integridad física y psicológica”, destacó en un comunicado.

El organismo señaló que los 13 reos, “iniciaron la huelga de hambre en el interior de las cárceles para denunciar las violaciones a los derechos humanos que viven cotidianamente en los centros penitenciarios en donde se encuentran, así como para reivindicar su inocencia ante los juicios injustos en que están siendo procesados”.

Explicó que el pasado 15 de marzo, comenzaron el ayuno seis internos en los penales de San Cristóbal de Las Casas, Comitán y de El Amate, en el municipio de Cintalapa, y el 18, otros siete prisioneros se unieron al movimiento en las mismas cárceles.

Al solicitar la urgente intervención de las autoridades de Chiapas, el Frayba pidió que “cesen de inmediato las amenazas e intimidación, así como los actos de castigo que constituyen tortura y tratos crueles inhumanos y/o degradantes”, en contra de los internos en huelga de hambre.

“Es importante señalar que han denunciado tortura y tratos crueles inhumanos y/o degradantes desde el momento de su detención”, destacó el organismo, que preside el obispo de Saltillo, Coahuila, Raúl Vera López.

Anuncios