Liberan a feminicida canibal de Tuxtla

Afiló los cuchillos con los que mató a su ex pareja, filmo el feminicidio y también hizo acto de canibalismo con el cadáver.

Pese a que confesó haber torturado, abusado y asesinado a la joven Wendy Lizzet Ochoa Méndez, un juez federal ordenó la liberación del feminicida confeso, Jimmy Virgilio Villatoro Argüello, quien además del atroz crimen tiró el cuerpo de la víctima por toda la ciudad de Tuxtla Gutiérrez.

Fue el 2 de mayo de 2012 cuando en el Libramiento Norte Poniente de la ciudad capital se encontraron los restos de Ochoa Méndez, quien era originaria de Mapastepec y había sido pareja sentimental del feminicida.

En ese entonces diversos medios de comunicación informaron que la cabeza de Wendy Lizzet fue hallada en uno de los puentes que cruzan el Libramiento Norte, a escasos 100 metros del Mirador “Los Amorosos”. Días después las autoridades encontrarían partes de pies y brazos esparcidos metros más adelante.

Asimismo, los medios dieron a conocer que la piel de la persona localizada estaba acartonada y el rostro había sido rebanado.

Dos semanas después de hallar las partes del cuerpo, la entonces la Procuraduría de Justicia del estado de Chiapas (PJE) confirmó la detención de Jimmy Virgilio Villatoro Argüello.

MARTIRIO

Wendy, había denunciado en octubre 201 que Jimmy Virgilio la había golpeado y amenazado de muerte, pero aunque solicitó una orden de aprehensión ante las autoridades correspondientes, sin embargo no fue atendida por la entonces fiscal del Ministerio Público, Irma Alicia Bautista Márquez, quien solo integró la Averiguación Previa 832/UEDSYVF1/211 por los delitos de violencia familiar e incumplimiento de los deberes alimentarios pero mencionó que “no tenía tiempo para investigar los demás”.

Pese a que Wendy narró el calvario que pasó en los cuatro años de concubinato con Jimmy, ante varias funcionarias, entre ellas Alma Rosa Cariño Pozo, titular de la Fiscalía Especializada en Protección a los Derechos de la Mujer, nadie le hizo caso.

La víctima les dijo a las autoridades que Jimmy Virgilio Villatoro la sumergía en tambos llenos de agua y que en otra ocasión la había rociado de gasolina con el propósito de quemarla, pero debido a que el cerillo no prendió ya que la caja de los fósforos estaba mojada fue que el feminicidio no se concretó, aún con ese testimonio nadie ayudo a la joven madre de un niño.

DETENCIÓN

El feminicida fue detenido el 15 de mayo, cuando celebraba el Día del Maestro, en la víspera de su detención, escribió en su muro de Facebook: “por fin paz en mi corazón”.

Jimmy, sin arrepentimiento narró la forma en la que días antes compró y afiló los cuchillos con los que mató a su ex pareja. De hecho, preparó una cámara que usó para filmar el feminicidio de Wendy, con quien también hizo acto de canibalismo con el cadáver.

Villatoro Argüello, sabía la hora en que la joven de 19 años salía de clases, por eso la espero y la secuestró; en su domicilio la ató de manos y le cubrió la boca y presuntamente la estranguló para luego descuartizarla frente a la cámara.

El feminicida confesó haber colocado las partes del cuerpo en diversas bolsas de plástico negro y antes de guardar en el tronco, le extirpó el corazón para comérselo. A la cabeza le cercenó el rostro para que la joven de ojos almendrados, cejas semi pobladas y nariz aguileña, no fuera reconocida por las autoridades.

Enseguida, Jimmy abordó su automóvil y tiró los restos en los dos puentes ubicados antes y después del Mirador “Los Amorosos”, aunque supuestamente -dijo- el tronco o “canal”, como le denominan los peritos del Servicio Médico Forense, lo arrojó en el río Sabinal, atrás del edificio de la PGJE.

PERFIL DEL FEMINICIDA

Por su formación académica “Jimmy”, como a él le gusta que le llamen, posee un perl intelectual-abstracto, con facilidad para el cálculo, álgebra, programación, algoritmos y gestión de bases de datos MYSQL y desarrollo de software en PHP, en otras palabras, tiene la mente de un genio.

Nació el 14 de octubre de 1977, es ingeniero y maestro en Sistemas Computacionales, ha laborado para institutos educativos de Chiapas y la región Sur-Sureste de México, aquí en Tuxtla Gutiérrez creó su propia empresa “Espiral” y trabajó como webmaster para el Sistema Educativo Universitario Azteca, aunque no como parte del plantel, indicaron allegados días después de su detención.

Además ofrecía sus servicios como webmaster, laboró como docente y desarrollador de software para varias empresas y escuelas. En su perfil expuesto en las redes sociales se identificó como Director de Academia y Coordinador de Antologías en el Seuat, pero siempre ofertando sus servicios a escuelas encaminadas a las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC).

En conocida universidad privada del suroriente de Tuxtla obtuvo el grado master en Ciencias de la Computación con formación en Base de Datos, pero egresó con mención honorífica en Desarrollo de Proyectos. Según sus amigos, tenía mucho interés en la investigación y desarrollo de software.

INJUSTICIA

Este no es el primer caso de feminicidas confesos libres. A finales de 2018 quedó en libertad Fernando Rosales Toledado, feminicida confeso de Viridians Flores, quien fue su pareja y madre de su hija, fue liberado el 29 de Octubre de 2018 por la juez penal, Isabel Álvarez Ramos.

Asimismo está en libertad el feminicida Mariano Sánchez Pérez, quien mató a Marcela Sánchez Girón en Chalchihuitán.

Pese a que en Chiapas, siete municipios cuentan desde noviembre de 2016 con Alerta por Violencia de Género las autoridades son omisas y prefieren dar discursos para proteger instituciones, que a las mujeres.

Con información de Voces Feministas, La Policiaca y Los machos nos matan en Chiapas.

Anuncios