Don Sergio de la Cruz promueve desde hace 12 años la cultura zoque

Hablar de los Zoques es hablar de don Sergio de la Cruz Vázquez. Un arquitecto tuxtleco con sangre zoque que desde hace 12 años decidió escribir la crónica de los rituales, celebraciones, danzas y  tradiciones de su etnia.

La pasión hacia las tradiciones Zoques de don Sergio de la Cruz no se limita a las 570 crónicas que ha publicado en uno de los periódicos de mayor circulación en el estado, y es que gracias a esto ha difundido y promovido todas las tradiciones de la cultura vieja y nueva de los zoques de Tuxtla, fundadores de esta ciudad en el Siglo XIV.

“Hace 12 años el maestro Manuel Suasnávar me dijo que debería escribir la crónica de los zoques y a los 15 días comencé a escribir una notita.  No todas las semanas he enviado mi trabajo por cuestiones de salud pero gracias al apoyo de mucha gente en este 2017 cumplí 12 años con la crónica”, indicó don Sergio de la Cruz, quien también es Maestro ramilletero de la Mayordomía Zoque.

Desde pequeño don Sergio de la Cruz comenzó a participar en las tradiciones de los zoques, ya que su abuela materna  y su mamá Martha Vázquez se las inculcaron.

“Mi abuela y mi mamá hacían que en diciembre hiciéramos la milpa del niñito, ayudábamos a hacer pan tuxtleco y a mí me tocó ser el hijo que ayudaba en todo a mi madre y a mi abuela, y por eso aprendí a hacer tamales y comidas tradicionales y para mí es un orgullo saber más de la cocina tuxtleca que mis hermanas”, señaló

Don Sergio de la Cruz y su familia vivían en el  Barrio de Guadalupe, lugar del que guarda los mejores momentos de su infancia.

“Muy cerquita de nuestra casa estaba el río y junto con los primos jugábamos ahí y agarrábamos troncos para hacer la leña. También recuerdo mucho a mi abuela lavando ropa en el río mientras yo les daba comidita a los peces. Es muy bonito que me haya tocado toda esta parte bonita de Tuxtla y eso me ha permitido escribirlas”, recordó el maestro.

El maestro ramilletero de la Mayordomía Zoque acepta que la permanencia de las tradiciones y costumbres zoques no ha sido fácil, pero gracias al amor y al esfuerzo de muchas personas se ha logrado que la etnia siga presente.

“Hace algunos años eran más las personas que participaban más en las tradiciones pero por los trabajos pocos tienen permiso para faltar. Por ejemplo en ocasiones el carnaval cae domingo, lunes y martes, pues nosotros solo bailamos sábado y domingo. En el caso de los ramilleteros somos como 25 pero la mitad es la que por lo general acuden y casi siempre salimos bien”, mencionó el ‘arqui’ como también lo conocen.

La labor de difusión ha hecho don Sergio de la Cruz es admirable, y es que pese a su trabajo, a sus responsabilidades y como primer maestro ramilletero nunca ha dejado de redactar la historia y tradiciones de su etnia.

“Los zoques viven por el amor que cada uno de sus integrantes tiene por conservar las tradiciones. Los que bailan, los que son parte de la mayordomía, los que tienen cargos temporales o vitalicios, la gente que acude a ver las costumbres son claves para que el costumbre siga viva”, aseveró don Sergio de la Cruz.

Don Sergio de la Cruz  acepta que ser Maestro de la Mayordomía Zoque no es tarea sencilla, pero cuando se ama algo las responsabilidades no son pesadas.

“No es fácil ser maestro, se requiere de mucho tiempo y disposición. En mi caso tengo que encontrar la hoja de mango criollo, que es lo que menos hay ya en Tuxtla, además hay que conseguir la flor de mayo que casi no hay porque quedan pocos arboles pero el esfuerzo vale mucha la pena cuando se ve que la tradición perdura. Muchos dicen que ya nuestras tradiciones ya ni se oyen, pero antes Tuxtla era un pueblito y ahora es una gran ciudad y a pesar de eso mucha gente si sabe que seguimos vivos”, concluyó.