Publicidad...
Luce bonito y transitable el bulevar Antonio Pariente Algarín de Tuxtla Gutiérrez, pero puedes caer en un trampa.

¡Cuidado! Luce bonito y transitable el bulevar Antonio Pariente Algarín de Tuxtla Gutiérrez, pero puedes caer en un trampa.

Un agujero enorme es el ombligo de la calle, alguien olvidó poner la tapa de un registro y se ha convertido en un riesgo latente para transeúntes y conductores.

Una persona que habitualmente transita la zona, asegura que no estaba así, hasta que construyeron una tienda de cadena cerca de la zona.

Publicidad..

Deja un comentario