Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- Vecinos de la calle dos de febrero de la colonia popular, reportaron al Zoológico Miguel Álvarez del Toro la presencia de un cocodrilo en las inmediaciones de un arroyo cercano a dicho lugar.

“Reportaron la presencia de un cocodrilo en el arroyo que precisamente pasa en esa calle, más específicamente en una poza que se formó aledaña al arroyo. De inmediato se dio parte a las autoridades, que en este caso le corresponde directamente a la PROFEPA, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente”, dijo en entrevista, Ernesto Eduardo Perera Trejo, curador del Museo Cocodrilo del Zoomat.

 

Mencionó que ya coordinados con dichas autoridades, pudieron llegar al sitio del rescate, alrededor de las cuatro de la tarde. Por lo que comenzaron a dialogar con los colonos y así constatar la presencia del animal.

 

“Se empezaron con los sondeos para tratar de llevar a cabo la captura, para la evaluación de la conducta y así determinar la técnica apropiada. Se realizaron los trabajos, logrando la captura del animal alrededor de las nueve de la noche.”

 

De acuerdo con el informe de Perera Trejo, el animal tenía señas de que había pasado previamente en cautiverio y que muy probablemente alguien lo sacó de su ambiente natural, lo tuvo en casa, se le escapó, de esta manera fue como llegó a las calles. Destacó que esta actividad no está permitida.

 

Se trata de cocodrilo de río, especie que se encuentra presente en el estado de Chiapas, tanto en la zona costera como en el Cañón del Sumidero, es decir, en el río Grijalva.

 

“El animal resultó ser un juvenil, pequeñito, de unos 93 centímetros, se le trajo al zoológico, ya se le llevaron a cabo las valoraciones de rutina el día de ayer y hoy, se le están haciendo unos exámenes para valorar la salud del individuo para su respectivo seguimiento.”

 

El biólogo Perera Trejo hizo un exhorto a la población, a informarse más sobre esta y otras especies que sufren del estigma causada por lo medios sensacionalistas y a las películas hollywoodenses, que proyectan a estos animales con un perfil de alta peligrosidad, muchas veces alejado de la realidad, provocando un temor infundado que ha contravenido a su conservación.

“Que se dé la oportunidad la población de que cuando los vean, aprendan más sobre estas especies, para conservarlos y para no correr riesgos. Entender que son especies con necesidades como nosotros y que, finalmente, tienen fuerza, velocidad… y si se ven amenazados, en determinado momento pueden reaccionar de forma agresiva.”

 

Concluyó diciendo que, en caso de que la población vea a un animal que no sea de tipo doméstico en las calles y no sepan cómo tratarle, se comuniquen al Zoomat y a otras autoridades correspondientes para salvaguardar la integridad de este y de la ciudadanía.

 

More

Deja un comentario