in

El Comandante Barrio, guardián del oficio de afilador

Don Gonzalo Rivera Barrio es conocido por realizar este particular oficio que nunca ha dejado, a pesar de haber sido celador, agente policiaco y teniente de Tránsito

El Comandante Barrio, guardián del oficio de afilador

Samuel Revueltas

 

El oficio de afilador tiene un guardián en Tuxtla Gutiérrez, es don Gonzalo Rivera Barrio, conocido como el Comandante Barrio, quien desde hace 11 años se dedica enteramente a esta labor que facilita el oficio de mujeres y hombres que usan cuchillos y machetes.

Antes de entregarse al oficio, trabajaba en Tránsito, era teniente motociclista, pero al salir buscó qué hacer con su vida; el afilar le hizo un guiño desde antes, retomó la labor y ahora es conocido en muchos lugares por donde a diario pasa.

En la colonia Romeo Rincón, donde vive, todos lo conocen; de ahí sale todos los días desde las 8:30 de la mañana para recorrer las colonias de Tuxtla Gutiérrez y municipios cercanos como Berriozábal.

El aparato que usa para afilar lo mandó a hacer en la colonia El Refugio, que colinda con Chiapa de Corzo; llevó llanta y cuadro y se lo elaboraron.

Aunque hace 11 años tomó esta labor como parte de su vida, desde antes aprendió el oficio, le enseñó un soldado que se dedicaba a la cocina, pero los caminos de la vida lo llevaron a trabajar en el Poder Judicial, fue celador en el antiguo penal de Cerro Hueco, en Caballería de Seguridad Pública y en Tránsito; cada vez que se quedaba sin empleo, se ponía a afilar.

 

“Me gusta mucho”, dice don Gonzalo, quien recordó que hace algún tiempo cobraba por afilar cinco pesos por un cuchillo y 10 pesos por un machete, al día sacaba hasta 80 pesos; ahora se cobra 15 por cuchillo y 30 por machete.

Ahora se pasa por una crisis que no permite que las familias y empresas usen sus servicios, asegura que fue después de este confinamiento que se agudizó pues hay muchas personas sin empleo.

El Comandante Barrio no dejará el oficio de afilar, es su vida y su pasión y con su estilo peculiar continuará recorriendo Tuxtla para ayudarle a que sus cuchillos y machetes sean funcionales al 100 por ciento.