in

Celebran desafuero y detención de funcionarios violentadores

Son acciones importantes en el avance de la construcción de una vida libre de violencia para las mujeres: Red de Familias Víctimas de Feminicidio en Chiapas.

Tuxtla Gutiérrez.-  Las detenciones y desafueros a dos presidentes municipales y un síndico municipal en un año y medio “son acciones importantes en el avance de la construcción de una vida libre de violencia para las mujeres”, dijo Selene Domínguez, representante de la Red de Familias víctimas de feminicidio en Chiapas.

Reconoció a la Red Chiapas por la Paridad Efectiva (REPARE), por el acompañamiento que le dio a las funcionarias Wendy Lorena López Gochez, coordinadora de Protección Civil y Federica Gómez Díaz, Directora de Alimentos del DIF del Ayuntamiento de Pantelhó en la denuncia de acoso sexual agravado contra el edil de dicho municipio, Santos López Hernández (PRD).

“Las detenciones y desafuero de dos presidentes y un síndico, Santos López, alcalde de Pantelhó, acusado de acoso agravado; David García Urbina, edil de Tapilula, acusado de violencia familiar en contra de su pareja; Emanuel Noriega Molina, síndico de Mapastepec, acusado de violencia familiar en contra de su pareja; nos parecen acciones muy importantes en respeto irrestricto de los derechos humanos en  Chiapas y en el avance hacia la construcción de una vida sin violencia para las mujeres”, mencionó.

La representante de la Red de Familias víctimas de feminicidio en Chiapas también celebró “la valentía de las denunciantes” y “el trabajo del Congreso del Estado y de la Fiscalía General”.

Selene Domínguez, señaló que las organizaciones feministas en Chiapas han acompañado a las mujeres a denunciar actos de acoso laboral y violencia dentro de las instituciones públicas, “sin que se hubiera obtenido ni siquiera una sanción administrativa para los agresores”, de hecho recordó que “en 2014 y 2016 denunciaron actos de esa índole en Instituto Estatal del Agua”.

“En Chiapas el machismo y la misoginia están fuertemente acendradas, tanto en el espacio privado como en el público; traduciéndose en  violencias recurrentes y sistemáticas, que trascienden al ámbito económico, étnico, cultural, de edad y territorial, y que ha sido vivida en alguna o más de sus manifestaciones por toda mujer en algún momento de su vida”, concluyó.