Gabriela Coutiño

Tuxtla Gutiérrez, Chis. 25 Abril.- Migrantes cubanos, africanos, asiáticos y centroamericanos que se encuentran asegurados en la estación migratoria Siglo XXI de Tapachula por no contar con documentos migratorios para su estancia legal en México, se amotinaron incendiando colchonetas, papeles y otros objetos del Instituto Nacional de Migración; mil 300 se dieron a la fuga.

El Instituto Nacional de Migración informó que la fuga masiva se presentó después de las 8 de la noche, “promovida por ciudadanos de nacionalidad cubana que constituyen la mayoría de la población en la estación”.

“El personal del INM no dispone de ningún equipamiento de contención, por lo que no hubo confrontación con las personas que salieron de manera masiva”, destacó en un comunicado.

Al lugar llegaron policías federales, estatales y municipales para montar un operativo en colonias aledañas a la estación y recapturar a los migrantes. “Alrededor de 700 han reingresado; aproximadamente 600 personas no están ubicadas todavía”, agregó el INM

La estación de Tapachula tiene una capacidad para unas 900 personas, sin embargo, en el lugar se encuentran cerca de tres mil 200 migrantes que buscan documentos de salida para avanzar por el país, dijo afuera del inmueble el cubano Laisel Gómez Cabrera, residente americano, pero que llegó a México para esperar a su esposa, Analeidis Sosa Almeida, quien está dentro de las oficinas de migración.

Migrantes recapturados señalaron que el motín comenzó cuando servían la cena, los cubanos comenzaron amotinarse, haciendo desmanes.

“Los cubanos iban a prenderle fuego a la institución y nosotras como andamos con niños tuvimos que salir corriendo”, dijo una mujer hondureña recapturada.

En vagonetas del Instituto Nacional de Migración y patrullas de la policia federal, los migrantes recapturados están siendo ingresados de nuevo a las instalaciones migratorias.

“Habemos muchos ahí, no tenemos derechos; estamos muy apretados, dormimos en el piso, no tenemos lugar donde estar, no hay higiene”, dijeron cubanos desde el interior de un vehículo donde eran llevados.

Desde que inició la crisis migratoria con las caravanas migrantes en octubre del año pasado, esta es la tercera ocasión migrantes se amotinan en la estación protestando contra las deportaciones y las malas condiciones higiénicas del lugar.

El cubano, Laisel Gómez Cabrera, cuya esposa se encuentra asegurada por el INM, mostró a la prensa fotografías de la sobrepoblación en el inmueble del INM, así como las condiciones insalubres que hay en el lugar, donde asegura que las mujeres son amontonadas en un pasillo para dormir, mientras que el baño está atascado de excremento.

Anuncios

Deja un comentario