El escritor chiapaneco Russel Manzo habla en su nueva obra “La curiosidad mató al macho”, sobre cómo existen hombres seducidos por otros hombres, hace una radiografía del término “chacal” a partir de cuentos que surgen de la creación y de vivencias.
El libro será presentado este 26 de noviembre a las 18:00 horas en el Auditorio General del Centro Cultural de Chiapas Jaime Sabines. Alerta Chiapas lo entrevistó al respecto:

 

Russell ¿Sobre qué versa tu libro “La curiosidad mató al macho”?
-Esta obra es un libro de cuentos sobre chacales en Chiapas. Para aclarar el término, la palabra “chacal” proviene del nahuatl chacatl, que se refiere a una especie de camarón en forma de escorpión; su feroz apariencia y su comestibilidad connotan una salvaje sensualidad. Un chacal, en el ámbito gay, se refiere a un joven proletario, que encarna al erotismo de la clase trabajadora, gestos seductores de desciframiento lúbrico, un cuerpo que ha sido esculpido por los ritmos de la vida. Es la seducción que desafía todo prejuicio de una sociedad intolerante y participa en el contacto con otros hombres.

-¿Son vivencias o parte del imaginativo del creador?
-Muchas de las historias que hago, son mezclas de vivencias personales, o vivencias de otras personas. Desde la persona que tengo a lado esperando su camión próximo a salir, hasta la persona que se encuentra platicando con otra en un lugar abierto: un mercado, la escuela, el trabajo, etc. Siempre me ha interesado hacer este “mix” de historias, pues creo que nada está alejado de la realidad, y las mismas vivencias pueden convertirse en una sola.

-¿Cómo logras hacer este libro?
-Desde hace cinco años he estado trabajando con temas LGBT en cuanto a investigación, y justo este término anómalo captó mi atención, no por el morbo que puede causar, sino que siempre me han interesado los temas que puedes ser posibles “marginales”. Es decir, que la misma sociedad tiende al rechazo, incluso, para hablarlos en público. Desde la universidad trabajé este tema como una comparación de posibles obras anglosajonas, con el fin de dar a conocer que el término puede ser empleado en cualquier ámbito literario, siempre rompiendo esa frontera extrema.

-¿Es un libro para gays o para que los heterosexuales exploren la diversidad?
-Justo eso es lo que me gusta de la literatura, que no por ser un libro de temática homosexual, tiene que ser dirigido para este público en particular. Se trata de autoexplorarnos, y aprender a consumir otro tipo de literatura. Dejemos a un lado etiquetas, y mejor empecemos a conocer lo que posiblemente no nos atrevamos, o nos cause incomodidad. Algo que disfruté en este periodo, mientras hacía mis talleres de retribución de temática gay, es que mucho de los participantes eran heterosexuales, lo cual me pareció interesante cómo la misma sociedad ha empezado a abrirse a estos temas con más naturalidad.

-¿Qué opinas de los machos, los machos de los que hablas en el libro?
-En este libro quise, de igual forma, manejar el machismo desde un punto de marginalidad cultural, vista desde el punto de seres creados a partir de la imaginación (bisexuales, transexuales, transgéneros, homosexuales, etc.), cuestionar la dominación masculina y enfocarme en la racionalidad y naturalidad de la figura varonil. Muchas de las historias que relato, rompen con la norma: el personaje afeminado hace que el macho exhiba su deseo homoerótico, que cuestiona, de cierto modo, su virilidad. Por eso, los personajes entran en un juego de deseo y seducción, que revelan una relación seria y necesaria entre el melodrama masculino y la moral patriarcal.

-¿Cuándo, dónde y hora de la presentación?
-Es el lunes 26 de noviembre, a las 18:00 horas, en el Auditorio General del Centro Cultural Jaime Sabines, en Tuxtla Gutiérrez.

Anuncios

Deja un comentario