Cafetaleros un campeón sin ascenso

El juego entre los equipos de Chiapas y Oaxaca, dos de los estados más pobres del país, estuvo desahuciado en las tribunas.

Cafetaleros un campeón sin ascenso

Cafetaleros de Tapachula pasó a lo más alto de la historia del futbol chiapaneco al convertirse en el primer equipo en ganarse deportivamente un lugar en la Primera División del balompié mexicano al ser el campeón de la Temporada 2017-2018, sin embargo lamentablemente esta vez el ascenso no se gana en la cancha.

Los chiapanecos lograron el título del Ascenso MX al vencer en el marcador global 6-3 a Alebrijes de Oaxaca, equipo al que no le sirvió ganar el duelo de vuelta por 2-1.

Con la leyenda en las playeras de calentamiento “El Ascenso se gana en la cancha”, ambos equipos buscaron ganar la final denominada Campeón de campeones y el premio económico de 120 millones de pesos, el cual solo lastima el espíritu deportivo, pues la Liga MX dejó en claro que no tienen el aval para ascender al máximo circuito.

“Resulta contrario al principio de integridad deportiva que se pretenda evadir el cumplimiento de lo previamente acordado y aprobado a través de la victimización”, indicó la Liga MX esta semana en un comunicado oficial.

El juego entre los equipos de Chiapas y Oaxaca, dos de los estados más pobres del país, estuvo desahuciado en las tribunas. En la cancha hubo el futbol suficiente para emocionar a los pobladores de Oaxaca con un intento de remontada, el cual fue apagado por el equipo visitante.


El festejo de Cafetaleros, un simulacro de felicidad, fue coronado con un trofeo en forma de paleta; en las camisetas de los ganadores se leía “somos de primera”.

Los millonarios cafetaleros ahora tendrán que invertir el premio económico en adecuaciones y mejoras para buscar la certificación. Quizás si en mayo de 2017 los equipos del ascenso hubieran defendido la postura de que los lugares en la Primera División se ganan en la cancha y no en la mesa hoy los tapachultecos podrían disfrutar las mieles del máximo circuito, sin embargo conocían las reglas y no dijeron nada.

La noche de este sábado el equipo que comanda Gabriel Caballero se une a la lista de los clubes que tras su ascenso han sufrido en vez de festejar, tal como pasó con La Piedad, que después de ascender en 2013 la franquicia se mudó a Veracruz; o los propios Lobos BUAP, que ahora mismo no saben si se quedarán en Primera o la próxima campaña la jugarán en el Ascenso MX.

Cafetaleros es el campeón de campeones de la Liga de Ascenso y por méritos deportivos debería jugar en la Primera División, pero la mafia del futbol mexicano hoy lastima a jugadores, cuerpo técnico y por supuesto a la afición.

Anuncios