in

El mundo extraordinario de Kiki Suárez

Kiki Suárez es una destacada artista y psicoterapeuta alemana, que llegó a Chiapas hace poco más de cuarenta y tres años. Hoy día es un ícono de la comunidad creativa.

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.- Kiki Suárez es una destacada artista y psicoterapeuta alemana que se autodenomina como una anarquista amorosa. Inquieta y temerosa, desde niña se enfrentó al desafío de entender quién era y de dónde venía.

“A veces la presión del mundo era tanto que no podía salir una semana de mi cuarto a la calle. Y como era buena en la escuela no habían muchas repercusiones. Escogí estudiar psicología, también estudié literatura y educación, porque no sabía si quería ser maestra o psicóloga. Cuando me recibí de psicóloga dije “yo quiero ir muy lejos de mi propia cultura, quiero ir a otra cultura completamente como para mirar a la mía desde otra distancia.”

 

Su pasión por los viajes e interés por ver su mundo desde otra perspectiva hizo que su principal objetivo fuera mudarse al Medio Oriente, sin embargo, una amiga la convenció de hacer un recorrido por México antes de sumergirse en la India. Arribaron a Los Ángeles, California en Estado Unidos y desde allá comenzaron un viaje por carretera por varias ciudades del territorio mexicana hasta llegar a San Cristóbal de Las Casas en la década de los setentas.

“Llegando a San Cristóbal conocí a mi esposo; tenía una discoteca, la única buena discoteca que había encontrado en todo México. Y ahí me enamoré y me quedé por tres días en San Cristóbal y ya llevo aquí cuarenta y tres años.”

 

Kiki cuenta que su poco conocimiento del idioma español y el choque cultural que vivió entonces, fue suficiente para que viviera una depresión. En su necesidad por realizar una actividad, encontró en el estudio de su casa algunas latas de pintura y pinceles que fueron sus cómplices al momento de crear su primer cuadro.

 

“En las horas que pinté este cuadro, se me fue la tristeza y me di cuenta que cuando pintas es lo mismo que cuando escribes, o haces otro tipo de arte, eres como una diosa porque yo me puedo inventar lo que quiero… Tuve éxito, encontré a unos gringos que empezaron a vender mi arte por muchos años en Estados Unidos y de repente ya era una pintora y nunca jamás lo había pensado.”

Su éxito como artista la llevó a crear una de las primeras galerías de arte en el estado de Chiapas, siendo hoy día un ícono entre la comunidad creativa, principalmente de San Cristóbal de Las Casas. Su principal inspiración son las relaciones humanas.

 

“Lo que más me fascina son las historias humanas, el encuentro humano. Y cuando veo mis cuadros, hasta hoy ya pinté como 2,500 algunos chicos y algunos más grandes, es esto lo que pinto también, el encuentro humano, pequeñas situaciones de la vida, la amistad… Expusimos a cientos de artistas internacionales y obviamente mi propio arte, y ya se volvió la galería Kikimundo porque casi todo lo que vendo ahí es de mis diseños impresos.”

 

Como psicoterapeuta también ha creado una red de apoyo para quienes han tenido experiencias de vida extraordinarias, las cuales semanalmente son atendidas por Kiki de forma gratuita, en donde acuden muchas personas, en su mayoría mujeres.

 

“Empecé a ofrecer grupos de autoayuda al tema de compartir la experiencia de cáncer, discapacidad, abuso sexual y duelo y afectados por suicidio, una vez al mes cada grupo. Y grupos semanales de filosofía y de lectura, aparte doy terapias individuales.”

 

Finalmente, dijo que para ella es importante que a través del arte y la terapia es importante recordarle a las personas que: “la vida no solo es oscura, que también hay cosas que agradecer cada día y cuando agradecemos nos volvemos tantito más contentos.”

 

One Comment

Leave a Reply

One Ping

  1. Pingback:

Deja un comentario

Dejan presos a 19 normalistas y dos quedan libres

Rosa Aidé Domínguez: “ineficiente, déspota y torpe”: diputada