in ,

No habrá “calabacita tía” en casa de doña Anita

Derivado de la contingencia sanitaria no abrirá la casa del Fraccionamiento Residencial La Hacienda de Tuxtla que reparte dulces el 1 de noviembre desde hace más de 27 años.

Tuxtla Gutiérrez.-  Derivado de la contingencia sanitaria por Covid-19 los propietarios de la casa del Fraccionamiento Residencial La Hacienda, que reparten dulces el 1 de noviembre desde hace más de 27 años, anunciaron que  este 2020 no realizarán la tradicional “calabacita tía”.

 

La determinación de la cancelación de la entrega de dulces se debe a que los propietarios de la casa de la profesora, Anita Castañeda buscan seguir las medidas preventivas implementadas por la Secretaría de Salud para evitar contagios del nuevo coronavirus.

“Es una determinación de seguridad por la crisis sanitaria, la verdad sería una irresponsabilidad de parte nuestra hacer la entrega porque vienen muchas familias y eso sería exponerlos. Así que este año no la vamos a realizar para que nos sigamos cuidando y el próximo año acá los esperemos”, dijo Juan Carlos Mendoza Castañeda, propietario de la vivienda marcada con el número 122.

Durante la “calabacita tía”, Residencial Hacienda recibe un aproximado de “30 mil personas”, mientras que a la casa de la profesora Anita arriban alrededor de “8 mil 500”. Los visitantes no solo llegan de Tuxtla Gutiérrez, sino de  municipios aledaños a la capital chiapaneca, incluso de otros estados y países.

 

“A la calabacita tía llega mucha gente, y si podemos realizarla también es gracias a nuestros clientes que nos tienen en la preferencia. Este año no teníamos problemas económicos como en 2018, pero evidentemente la crisis sanitaria sí nos obliga a cancelar”.

Juan Carlos Mendoza informó que la “mayoría de los vecinos” del Fraccionamiento Residencial Hacienda han determinado “no dar dulces este año”, ya que todos están “priorizando” la salud de la ciudadanía.

 

Cabe recordar que en 2018, por motivos económicos, los promotores de la “calabacita tía” también se vieron en la necesidad de suspender la entrega, sin embargo este año esperaban poder realizarla sin problemas.