in

Chiapaneco logra colorear película de 1960 del cine mexicano

La cinta Macario tomó color por un joven estudiante de la UNACH que en la pandemia decidió cambiar el ocio por experimento

Samuel Revueltas

 

Cambió el ocio de la cuarentena por la pandemia por el COVID-19 y se puso a experimentar, eso llevó al joven Woldemberg Pérez Zúñiga, estudiante de 5º semestre de la Ingeniería en Tecnologías y Desarrollo de Software de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), a poder colorear una película del cine mexicano de 1960: Macario.

“Inicié cuando empezó esto de la cuarentena, y ponte que hubo un momento en qué no sabía en qué emplear mi tiempo, así que me puse a investigar sobre programación de ciencia artificial, hasta que encontré un repositorio en disco que es un portal en el que muchos desarrolladores pueden publicar programas y proyectos”, explicó.

 

 

Dijo que existe una comunidad que se encarga en desarrollar inteligencia artificial que se llama Deoldify, donde aprendió a programar bajo el respaldo académico que ha llevado en la UNACH, pero en un programa distinto al aprendido en la escuela.

A Woldemberg Pérez le llevó dos días y medio, ocupando toda la mañana y la noche, el poder aprender el lenguaje tecnológico del sistema para realizar lo que convirtió en un proyecto personal, darle color a una de sus películas favoritas.

 

 

“Fui probando con fragmentos de varios videos, hasta que de ahí me propuse colorizar la película de Macario, ya que es mi película favorita y también de mi papá, y yo dije: está re bien como proyecto personal, pero no sabía si podía tener problemas de derecho de autor o así”, apuntó.

El estudiante de la UNACH agregó que intentó comunicarse con el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), para saber si podía hacer uso de la película sin fines de lucro y darle color, pero nunca hubo respuesta.

Al inicio de la película, que está colgada en plataformas como facebook y youtube, lleva implícito un anuncio donde aclara que no es con fines de lucro.

 

Macario es una película de 1960 inspirada en el cuento del mismo nombre de Bruno Traven, que cuenta la historia de un leñador que previo al Día de Muertos, desarrolla una serie de sucesos ante el Diablo, Dios y la Muerte, en el México del virreinato; protagonizada por Ignacio López Tarso y dirigida por Roberto Gavaldón.

La película multigalardonada ahora es posible verla a color gracias a la inteligencia artificial y al joven estudiante, que decidió tomar parte de sus enseñanzas universitarias y aplicarla a una cuestión personal.