in

Liberan a los 12 retenidos en Huixtán; el IMSS se compromete a pagar más de 1 MDP

Gabriela Coutiño

Tuxtla Gutiérrez, Chis. 4 Agos.- Pobladores tsotsiles de la comunidad de 20 de noviembre, municipio de Huixtán, liberaron la madrugada de este martes a tres empleados de la Fiscalía General del Estado (FGE), ocho policías municipales y cuatro trabajadores de una empresa de grúas, retenidos entre el sábado y el domingo para exigir la reparación de los daños ocasionados por un camión del IMSS que dejó tres muertos, 12 lesionados y siete vehículos dañados.

La liberación de los retenidos se dio a las 3:30 horas, luego que en una reunión que sostuvieron en San Cristóbal de las Casas funcionarios del IMSS, del gobierno estatal, de la FGE y otras dependencias, además de representantes de la Aseguradora Inbursa, se acordó el pago de un millón 373 mil 200 pesos, como reparación del daño.

Al encuentro que inició a las 17 horas se realizó con la presencia de autoridades municipales de Huixtán y de 14 comunidades, entre ellas 20 de Noviembre, además de familiares de los tres muertos y los 12 heridos.

En la reunión que se prolongó hasta cerca de la media noche, se acordó que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), pagará a través de la Aseguradora Inbursa, un millón 373 mil 200 pesos, como reparación del daño. Luego del convenio las 15 personas retenidas fueron puestas en libertad.

El problema tuvo su origen el sábado pasado, cuando un camión de carga del IMSS, se quedó sin frenos en la entrada de la cabecera municipal de Oxchuc, ocasionando la muerte de tres pobladores de 20 de Noviembre y lesiones a 12 más de diferentes localidades de la zona, así como daños a siete vehículos, incluidos dos mototaxis y una motocicleta.

Para presionar al IMSS, con el fin de que pagaran los daños, los pobladores de 20 de Noviembre, de donde son originarios los fallecidos retuvieron el sábado por la tarde a Néstor Giovanny Gutiérrez Gutiérrez, agente del Ministerio Público en turno; al perito Carlos Armando Rodríguez Hernández y al policía Oscar Manuel Domínguez Gordillo, pertenecientes a la Fiscalía de Justicia Indígena, así como a cuatro empleados de la empresa Grúas Román, cuyos nombres no fueron dados a conocer, además de dos grúas.

Ante la falta de respuesta del IMSS, los inconformes se trasladaron a la cabecera el domingo y retuvieron a ocho policías municipales, y también los llevaron a la comunidad.

Las fuentes consultadas comentaron que los retenidos no estaban golpeados y que los habitantes de 20 de Noviembre les daban de comer tres veces al día.