in ,

Ya no compran ni comida

Fondas registran pérdidas hasta del 70 por ciento, piden al Gobierno condonación de impuestos y servicios.

Tuxtla Gutiérrez.- El corazón de Tuxtla Gutiérrez está lleno de fondas, lugares que por lo general lucen llenos, sin embargo desde hace dos semanas el flujo de comensales bajó; los propietarios reportan una baja en el consumo del 70 por ciento.

Una de las fondas más emblemáticas de la capital chiapaneca es la de la familia Villatoro Montejo, quienes ante las pocas ventas se vieron en la necesidad de limitar su personal.

“Esta situación nos ha pegado muy feo porque tenemos una disminución de un 70 por ciento. Mi negocio es familiar, trabajamos cinco personas, pero por el momento dos de mis hermanas decidieron que ya no iban a seguir porque no sale el dinero”, dijo Carmen Villatoro.

La preocupación de doña Carmen, mujer de 60 años, es mayor porque en los próximos días deberá pagar renta, además de los servicios de agua y luz, así como los impuestos.

“No nos van a condonar ni el pago de la renta, ni servicios y menos los impuestos y si tenemos menos ingresos cómo le vamos a hacer. No sabemos si vamos a aguantar porque cada día se pone peor. Yo no puedo cerrar, no tengo otra entrada de dinero y este es mi negocio”, dijo con lágrimas en los ojos doña Carmen.

Pese a que por su edad, doña Carmen forma parte de uno de los grupos vulnerables del COVID- 19, ella asegura que le es imposible seguir la recomendación de las autoridades de salud de quedarse en casa, pues si lo hace se queda sin ingresos económicos.

“Yo no puedo, definitivamente dependo de este negocio porque no tengo otra entrada. Yo quisiera que el gobierno vea que como comerciante la estamos pasando mal, que vean la manera de ayudarnos y suelten un recurso. Sé que hay a otros sectores que sí reciben recursos yo desconozco a dónde acudir, qué dependencia podría ayudarnos”, lamentó.

Otras de las fondas del centro de la capital chiapaneca que se ha visto afectada es la de Fanny Coutiño, quien también señaló que la baja alcanza el 70 por ciento.

“Vendemos solo el 25 o 30 por ciento de lo que estábamos acostumbrados, es una situación difícil pero lo estamos tomando con mucha actitud. Hemos pensado en enviar a domicilio pero la gente no quiere pagar por el servicio. Sabemos que está difícil para todos porque aunque tenemos precios accesibles la gente no nos está consumiendo”, mencionó la propietaria.

Fanny Coutiño mencionó que el personal que labora en su negocio ha sido leal y pese a que se han atrasado en los pagos han entendido la situación y están en la disposición de seguir trabajando.

“No pensamos recortar personal pero una chica si se fue, me pidió permiso para irse un mes y decidió dárselo. Las chicas que entienden que no están saliendo los sueldos y que nos vamos atrasando y creo que las demás chicas se quedaron por lealtad”, afirmó.