in

Medio siglo haciendo reír, aún con dolor acuestas.

Óscar Gutiérrez /Alerta Chiapas.

TUXTLA GUTIÉRREZ CHIS. – La vocación y la inspiración como payaso humorista y de actos mágicos le surgió a Yin Pin ( Efraín Coutiño Espinosa) cuando acudía a los circos de húngaros (gitanos), que en las décadas de 1960-1970 llegaban en caravanas y tendían sus campamentos en el parque 5 de Mayo y otros barrios y colonias de Tuxtla Gutiérrez.

Bajo improvisadas carpas, entre carromatos multicolores, peroles humeantes y turbantes de ancianas adivinadoras, Yin Pin -el payaso de expresión melancólica y pasos lerdos- resolvió que lo suyo, el oficio creativo, su misma vida, sería el espectáculo de comicidad y tragedia que encierra y entrega el circo y, esencialmente, la actuación de los payasos con su capacidad inventiva para desatar, lo mismo las risas como las lágrimas de niños y mayores que acuden asombrados y entusiastas a presenciar los espectáculos de los ensueños y las realidades que representan los hombres y las mujeres de pelucas y narices rojas.

Pasaron más de 45 años de su debut, casi medio siglo de mostrarse con su inalterable imagen: Las dos lágrimas fijadas que gotean bajo su ojos, su nariz pintada, las cuatro motas rojas en el rostro, la boca blanca y la inseparable gorra de visera.

El hijo el extinto promotor de box y lucha Raquel Coutiño “El Turi”, ingresó al universo de la comicidad y la risa con apenas 14 años de edad. Más tarde llegó el nombre artístico para la grabación de un disco. “De chamaco, por llamarme Efraín me decían Pin, aunque una chica me refería como Yin. Uní ambas expresiones y ahí quedó Yin Pin”.

Lo de las lágrimas negras en las mejillas tiene su historia en 1974. Aquella tarde fría en San Cristóbal de las Casas con un niño frente al payaso taciturno. “El pequeño tzotzil lloraba frente a mí. No sé si de hambre, frío o soledad pero se me quedó tan presente que a su memoria mantengo las dos lágrimas pintadas bajo mis ojos”.

“¿Qué es la vida?, sino un teatro de lágrimas y risas; se llora de pena, de tristeza, de gusto y de coraje. Lloro y río en y fuera del show, como ocurrió hace 25 años cuando en una gira por los caminos del municipio de Copainalá me informaron del fallecimiento de mi madre. “Ni modos, así con el dolor atravesando mi corazón, ¡continúe y concluí la función! “.

La singularidad de Yin Pin no la determina nada más su aspecto aletargado y su vestimenta de toques de excepcionalidad personal, con la cual se muestra y demuestra en su esfuerzo y estilo Yinpinesco. El payaso tuxtleco nunca ha usado “ni utilizará” zapatones, pelucas, nariz postiza, pantalones bombachos ni camisas multicolores. Todavía más, es un histrión multitemático: “Mis shows buscan arrancar risas, es cierto, y, asimismo, hacer pensar, mover la conciencia y la reflexión con temas ambientales, cívicos, educativos, de valores ciudadanos, familiares y humanos.Todo ello acompañado con canciones infantiles, bailes y “secciones de magia”.

El payaso de 59 años, en su alargada estatura, se define como un artista ambulante, hoy más que hace casi medio siglo, “de pueblo en pueblo”. “Un show rodante”, pues, afirmó en entrevista, reclinado sobre una de las paredes del legendario Centro Deportivo Roma – un coso de gladiadores, entre boxeadores y luchadores- ubicado en el barrio de Guadalupe, donde el pasado domingo, en ocasión del Día de Reyes, ofreció “un mega evento, El gran Show de Yin pin” en su reencuentro con “El Rascabuche”, (El Zopilote Rey), uno de sus más temibles enemigos contra quien ha librado batallas a campo abierto.

Las “luchas de fantasía” en el encordado las protagonizarán, entre otros, Súper Ratón, Súper Chavo, Caballero de Troya, Rey Aventura, Arlequín Júnior y El Lacandón.

¿Qué cómo se prevalece por tanto tiempo en las marquesinas del gusto y la aceptación popular? “¡Con mucho trabajo, humildad, modestia, dedicación, compromiso y vocación en el oficio, a pesar de los sobresaltos y las adversidades con sus obstáculos, que en ocasiones, tienden algunas autoridades municipales que no comprenden la dimensión social que emana del entretenimiento y la risoterapia del payaso profesional!”.

“Yin Pin”, que también ha realizado sus espectáculos a través de la radio, sostiene la certeza y la firmeza de su personalidad histriónica. Es inalterable. Una forma de ejercer su autonomía e independencia, que le ha acarreado determinadas incomprensiones e inconvenientes, si bien hoy sus actuaciones ya no se rigen por contratos sino mediante acuerdos.

“Yin Pin”, “El Rascabuche”, su hermano, y “Soluna”, la bailarina del ula ula, su joven hija que ya incursiona en el espectáculo, así como los otros integrantes de la compañía de payasos, son transhumantes que transitan de “pueblo en pueblo con el show rodante”.

El payaso que se inspiró en los circos rodantes de gitanos, con sus actos y vidas de “magia y misterio”, preserva inmodificable su mensaje inicial: “Que los niños no se preocupen por crecer tan rápido; disfruten la niñez. La edad adulta les llegará en su momento, que no se preocupen por crecer tan pronto”.

 Fans
 Followers

Written by Alerta Chiapas

Alerta Chiapas ® 2020

Comments

Deja un comentario

GIPHY App Key not set. Please check settings

Loading…

0

Prevén lluvias fuertes en zonas de Veracruz, Tabasco, Oaxaca y Chiapas

Coronavirus Latest News: Can I Go to Work Today?