En otros años la gente compraba banderas, blusas, bigotes o sombreros; ahora nadie quiere comprar

Alegres lucen los puestos de productos patrios en esquinas del centro de Tuxtla Gutiérrez o saliendo de las plazas comerciales.

Banderas de México, sombreros, bigotes, colgantes para vehículos en forma de tapatías, chiles, sombreritos; pinturas tricolor, aretes e incluso vestimentas completas de charro; hay de todo para celebrar las fiestas patrias en estos puestos que se instalan cada año previo a la celebración del Grito.

Desesperados, vendedores de productos con motivos patrios

Lo único que falta son ventas, nadie quiere comprar y quizá no sea porque no exista el fervor patrio, sino por la falta de circulante que ha dejado a quienes comercian estos artículos, sin la oportunidad de desplazar sus objetos.

María Lourdes López lleva instalándose desde hace 12 años con un carrito de productos patrios, asegura que año con año es menos la gente que acude a hacerles la compra; quienes más lo hacen son las amas de casa por requerimientos que les hacen en los kínderes o las escuelas.

“Los jóvenes venían mucho y compraban para sus fiestas, se llevaban dos que tres cosas pero ahorita nada, no hay paga pues”, lamenta.

Desesperados, vendedores de productos con motivos patrios

Menciona que los productos más comprados son los colgantes para vehículos con un costo entre 30 a 50 pesos, también los sombreros que van desde los 100 a los 250 pesos de acuerdo al tamaño.

Refiere que los precios no han subido en comparación con el año pasado, aun así la venta se mantiene por debajo del 2018 y espera que una vez acercándose al 15 de septiembre puedan tener ingresos.

“Los días fuertes son el 14 y el 15 de septiembre, esta vez será sábado y domingo y estamos confiados en que la gente nos compre en esos días siquiera para sacar lo del permiso de venta”, finaliza.

Desesperados, vendedores de productos con motivos patrios

Anuncios

Deja un comentario