Gabriela Coutiño

Tuxtla Gutiérrez, Chis. 29 Agos.- Mas de tres mil migrantes indocumentados de 16 países de Africa varados en la frontera sur de México, conformaron la Asamblea de Migrantes Africanos y Africanas en Tapachula, para exigir que se respeten sus derechos y su dignidad.

En conferencia de prensa en el Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, al dar a conocer la conformación de la agrupación señalaron que son alrededor de 3 mil personas, niñas, niños, hombres, mujeres de Angola, Burkina Faso, Camerún, Eritrea, Etiopía, Ghana, Guinea Conakry, Liberia, Mali, Mauritania, República Centroafricana, República Democrática de Congo, República de Congo, Senegal, Sierra Leona y Togo que son obligadas a permanecer en Tapachula.

“La población de personas de origen africano, obligadas a permanecer en Tapachula, sufrimos una situación humanitaria insoportable en materia de alimentación, vivienda, salud e higiene, así como de discriminación sistemática por parte de las autoridades migratorias”, expresaron en un comunicado leído en inglés, francés y español.

“La mayoría de nosotros y nosotras tenemos estudios técnicos, profesionales y algunos también de postgrado. Todas y todos hemos tenido que huir y abandonar nuestros países de origen como única vía posible para sobrevivir”, manifestaron un grupo de representantes.

Afirmaron que muchos de los tres mil africanos están viviendo en la explanada de la Estación Migratoria Siglo 21, de Tapachula, donde duermen y preparan sus alimentos. “No hacemos acciones violentas sino protestas pacíficas para exigir nuestros derechos”.

Muchos de ellos agregaron, han sido víctimas de engaño por parte de las autoridades mexicanas, ya que los documentos que les otorgan tras estar asegurados y para poder iniciar el trámite de visa humanitaria tiene errores por lo que las solicitudes son denegadas.

Los consideran apátridas cuando al entregarse a la autoridad registran sus nacionalidades como Angola, Camerún, Eritrea, Etiopía, Ghana, Mali, Congo, entre otros.

En otros casos explicaron les han entregado oficios de salida del país para abandonar México, pero a ir en autobuses hacia la frontera norte, agentes de migración los detienen, retornándolos a Tapachula, a la estación migratoria donde los mandan de nuevo a buscar una regularización.

En las oficinas migratorias no hay traductores por lo que muchas ocasiones no entienden los procesos a los que tienen derecho, se quejaron.

Ephraim Billa Sama, dijo que la mayoría de sus connacionales huyó de las guerras civiles, religiosas e incluso dictaduras, y “en Tapachula no podemos salir; no hay nadie que va querer regresar porque es un suicidio”.

A 11 días de protestas, exigieron “a los cuerpos de seguridad del Estado que cesen en su violencia y dejen de reprimir nuestra legítima protesta” y a las autoridades migratorias “que resuelvan nuestra situación lo antes posible y detengan su hostilidad”.

Los representantes de la Asamblea dijeron en rueda de prensa ofrecida en Tapachula, que ellos son “personas desplazadas forzosas que venimos huyendo desde nuestros países para salvaguardar nuestra vida y acogernos a la protección internacional en Estados Unidos, Canadá y en su minoría, en México, pero hasta el momento, no hemos recibido respuesta clara del gobierno mexicano”.

Anuncios

Deja un comentario