Luego de que en asamblea el Ayuntamiento de Zinacantán y sus barrios determinaran cerrar la Escuela Normal Indígena Intercultural Bilingüe “Jacinto Canek” por asegurar que sus estudiantes son vándalos, éstos dieron una conferencia de prensa en donde se defendieron y aseguraron que nunca han cometido actos contrarios a la ley.

No sin antes pedirle a los medios de comunicación que difundan la verdad, los estudiantes negaron que realicen bloqueos, comentan actos vandálicos y que desprestigien el nombre del municipio.

“Rechazamos todo, rechazamos todo, y si tienen alguna evidencia que la presenten porque prácticamente nosotros no hemos hecho ninguno de esos actos”, declararon.

“No vamos a dialogar con las autoridades de Zinacantán”, consignaron, porque señalaron que se trata de un asunto de fondo en la cual está inmiscuida la Secretaría General de Gobierno, a quien pidieron un diálogo para trasladar la Normal a San Cristóbal de Las Casas, lugar donde nació esta escuela.

“Nosotros peticionamos al secretario Ismael Brito que se solucionen las demandas que él mismo se comprometió a cumplir, lo único que hizo el jueves fue traer al presidente de Zinacantán a sentarse con nosotros, que esperemos a los docentes que van a ir contratando”, dijeron.

Y es que mencionaron que el cierre de la escuela se trata de un asunto político porque ellos han demandado auditorias de las anteriores administraciones estudiantiles y también por la imposición de docentes y la merma en la matrícula.

“Nosotros tuvimos problemas con los docentes anteriores que desviaban recursos que bajaban a nivel federal, exigíamos que se aclararan dónde están los recursos; actualmente las instalaciones de la Normal no son aptas para un nivel universitario, sin puertas, sin llaves, sin ventanas”, denunciaron.

Por esta demanda fue que manifestaron su inconformidad el lunes y esto fue lo que desencadenó el problema con el Ayuntamiento de Zinacantán, autoridad que celebró una asamblea y decidió cerrar la escuela.

Anuncios

Deja un comentario