Gabriela Coutiño

Creado por decreto en julio de 1978, el Colegio de Bachilleres de Chiapas COBACH, vive la peor época en sus 41 años de existencia.

Según sus datos oficiales, la institución cuenta con casi 91 mil alumnos distribuidos en 338 planteles que cubren todo el estado de Chiapas y su presupuesto, es incluso más elevado que el de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH); es decir la máxima casa de estudios del estado.

Dirigir el COBACH es administrar una de las instituciones más grandes del estado y de mayor presupuesto y por lo tanto; la tentación de fundar cacicazgos al interior es siempre latente. Más aún, el incentivo de saquearlo era también latente porque dos sexenios consecutivos en Chiapas de total desaseo administrativo no convirtieron al COBACH en una institución incorruptible.

En el COBACH la dirigencia sindical se quiere reelegir, no respeta las leyes de transparencia federales y estatales, los directivos de esa institución educativa la han saqueado; pero lo que es peor, ese saqueo ya contaminó a la “cuarta transformación” y al gobierno estatal que mantiene un discurso en contra la corrupción, pero que no transparenta la crisis cobachense y mucho menos tiene voluntad de investigar lo que pasa en esa institución educativa.

Sus trabajadores están en indefensión, las autoridades estatales no tienen pretensión oficial de investigar los casos de corrupción y la única esperanza de la desesperada base trabajadora es que las instituciones federales realicen el trabajo que las estatales no quieren hacer.

La opacidad cobachense se suma a la de las universidades, la Intercultural, la Politécnica y la Autónoma de Chiapas; lo que crea una auténtica crisis de la educación superior y de la media superior en el estado que ya contaminó a la cuarta transformación en Chiapas porque el discurso político es de combate a la corrupción, pero que demuestra lo que dice la sabiduría popular: “del dicho al hecho, hay mucho trecho”. Es decir, hay mucha distancia entre lo que se dice y lo que han dejado hacer.

Parafraseando al clásico; en Chiapas respecto al combate a la corrupción, el sistema estatal anticorrupción puede decir: “Yo tengo otros datos”.

LOS TRABAJADORES DEL COBACH EN ESTADO DE INDEFENSIÓN

Cacicazgo y saqueo en el COBACH florecieron por la impunidad rampante. Entre ese cacicazgo -sobre todo sindical- y el saqueo, los trabajadores de la institución educativa son los que más han sido afectados y lo seguirán siendo, puesto que no se avizora castigo alguno para los responsables de la crisis cobachense. Para empezar, la falta de transparencia de la dirigencia gremial obstaculiza el derecho a la información.

Como se sabe, de acuerdo con las leyes de transparencia nacional y estatal, cualquier institución -al manejar dineros públicos- está obligada a transparentar toda su información e incluso está sujeta al escrutinio público. Cualquier ciudadano puede preguntarle a la institución lo que desee y esa institución o dependencia de gobierno, está obligada a responder sus inquietudes.

Para el SUICOBACH las leyes de transparencia no existen. Así de simple. Es más, la dirigencia sindical hace caso omiso a los requerimientos del Instituto de Acceso a la Información Pública de Chiapas. A la fecha, el portal en internet del sindicato cobachense no cuenta con el apartado de transparencia al que por ley está obligado y lo que procede es el pago de una multa.

¿Qué tanto esconden en el SUICOBACH?

¿Qué es lo que su ya eterno líder Víctor Manuel Pinot Juárez no quiere que se sepa?

¿Qué es lo que no quiere que la base trabajadora tenga la oportunidad de preguntar en el portal de transparencia?

¿A qué le teme?

La consigna ante los problemas es -me refieren los cobachenses consultados para la elaboración de este texto- acallar conciencias. Sostienen que la nueva administración que dirige el COBACH ha negociado el ingreso de 100 nuevos empleados al Sindicato SUICOBACH.

 

 

 

 

Las multas por no cumplir con esta obligación constitucional van de los 18 a los 100 mil pesos. Sin embargo, algunos trabajadores cobachenses consultados para este trabajo, indignados afirman que dicha multa, el Secretario General del SUICOBACH, con toda seguridad la pagará a través del bolsillo de los trabajadores con conceptos de descuento que el sindicato se inventa.

Y es que -dicen los trabajadores consultados- a veces “vienen descuentos de hasta cien pesos por concepto de fallecimiento de algún compañero” el problema es que a ese compañero; “nadie lo conoce”.

La base trabajadora cobachense está a la deriva. No la protege su sindicato. Pero tampoco la protege el patrón. Es decir, la institución para la que trabajan. Lo que es peor, tampoco la protegen las instituciones estatales.

LA TRAMA DENUNCIADA POR LOS COBACHENSES

Desde el año pasado, los rumores de que no les pagaron el aguinaldo 2018 sonaban fuerte. Finalmente, el aguinaldo le fue pagado a la comunidad cobachense en toda su totalidad, pero fuera de los tiempos que marca la ley; por lo que, hubo una irregularidad administrativa por la que nadie fue llamado a cuentas.

También corrió la especie de que miles de sus trabajadores fueron de repente y sin consultarlos, “beneficiados” con una prejubilación, la cual nunca pidieron.

La trama fue la siguiente: Los directivos del COBACH del sexenio pasado modificaron el concepto de jubilación en parcialidades, el COBACH; al declarar ante Hacienda Federal, para ocultar el concepto de prejubilación; simplemente, le pusieron otro nombre.

Hacienda Federal lo detectó y lo clasifica como evasión de impuestos, porque además se contrató una empresa de outsourcing. El esquema de evasión no podía ocultarse porque cuando alguna persona se pensiona laboralmente, hay una licencia que se llama “prejubilatoria” y corresponde un goce de salario de 105 días, esto en automático lo tiene que reportar el patrón y es entonces que al trabajador le dan de baja laboral, para que no siga cotizando.

Además los trabajadores cobachenses consultados para este reportaje dicen que ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT), apareció el rubro denominado “monto total pagado en parciales para la pensión” y por ello a los trabajadores les descontaron desde el 2017 en parcialidades montos desde 70 mil hasta 300 mil pesos, que no aparecen en la nómina, pero si ante el SAT declarado y pagado.

Ante ello los cobachenses quieren saber: ¿Cuáles son las empresas de Outsourcing contratadas por los dos anteriores directores generales del COBACH de triste memoria?

LA ESPERANZA DE LA JUSTICIA FEDERAL

Diversas notas periodísticas hicieron eco de esa problemática; pero a la fecha, ni la cuarta transformación ha logrado castigar a los culpables o por lo menos investigar a fondo las denuncias cobachenses.

Desesperados, algunos cobachenses interpusieron una denuncia ante la Auditoría Superior de la Federación; institución que afortunadamente hizo eco de la denuncia de los trabajadores chiapanecos. La queja puede consultarse en la página número 487 del documento que contiene esta liga: https://www.asf.gob.mx/uploads/56_Informes_especiales_de_auditoria/INFORME_SEMESTRAL.pdf

LAS DENUNCIAS PARA INVESTIGAR EL MEGAFRAUDE DE LAS PREJUBILACIONES

¿Por qué los trabajadores cobachenses están recurriendo a las instituciones federales?

Sencillamente porque las autoridades estatales no se ponen de acuerdo en nada. Para empezar, el Sistema Estatal Anticorrupción es un ente administrativo que todavía no funciona a pesar de las instrucciones del ejecutivo estatal de no tolerar la corrupción y de hacer caminar al Sistema.

En segundo lugar, porque a pesar de que el Sindicato del Colegio de Bachilleres interpuso el 23 de noviembre del 2018 una denuncia en contra de lo que se considera el megafraude de las prejubilaciones; la justicia estatal de la Cuarta Transformación no actúa, ni actuará, sencillamente porque no reconoce la denuncia interpuesta a pesar de la evidencia documental de su existencia.

Además de esa denuncia, una minuta levantada por autoridades del Colegio de Bachilleres, reconocen la existencia del oficio número ASE/AEPI/DPI/SPF/0230/2018 firmado por Alejandro Culebro Galván extitular de esa dependencia durante el sexenio anterior, quien notificó al COBACH que existe una orden de auditoría con el número 184/2018 derivado de una denuncia presentada por el SUICOBACH y que dicha investigación está en proceso.

 

 

 

“YO TENGO OTROS DATOS”: AUDITORÍA SUPERIOR ESTATAL

El problema de la denuncia es que el nuevo auditor estatal José Uriel Estrada Martínez en un oficio obtenido a través del portal estatal de transparencia a la información no reconoce que en su institución, exista una denuncia presentada por el SUICOBACH.

El caso es increíble. ¿Por qué las autoridades auditoras de la cuarta transformación estatal niegan la existencia de la orden de auditoría 184/2018?

“No lo sabemos, pero lo suponemos” ironizan las fuentes unachenses consultadas para este reportaje. Observe usted cómo los políticos estatales saltan de partido en partido, de responsabilidades en responsabilidades. Vea la foto divulgada en redes sociales cuando presentaron a la nueva dirigencia del partido “Mover a Chiapas” ¿Usted cree que es gratis esa posición política? me dicen.

nueva dirigencia del partido “Mover a Chiapas”

¿HABRÁ INVESTIGACIÓN?

De comprobarse las denuncias, los delitos cometidos por los exdirigentes del COBACH, serían el de robo de identidad y fraude; el cometido por la actual dirigencia, sería el de omisión.

Es evidente que las autoridades estatales no quieren iniciar una investigación a fondo sobre el supuesto “megafraude” en el COBACH. Esa inacción parece que obedece a una decisión política.

Pero la negativa de investigar de la Auditoría Superior de la Federación contamina a la Cuarta Transformación chiapaneca que tanto predica que solapará la corrupción. Los hace ver como unos políticos más que llegaron, ganaron pero que tampoco cumplieron.

Resolver la crisis educativa chiapaneca es tarea de la Cuarta Transformación.

¿Habrá voluntad para encnueva dirigencia del partido “Mover a Chiapas”ontrar a los culpables de lo que la impunidad hace parecer ya no una crisis, sino una tragedia estatal?

Anuncios

Deja un comentario