México entregará 30 millones de dólares a El Salvador para desarrollo de tierras que no tendrá condiciones “ni políticas, ni económicas ni financieras”

Gabriela Coutiño

Los presidentes de México y El Salvador, Andrés Manuel López Obrador y Nayib Bukele, pusieron en marcha este jueves en la ciudad fronteriza de Tapachula, un Plan de Desarrollo Integral que llevará al país centroamericano el proyecto de reforestación mexicano con una inversión de 30 millones de dólares para generar 20 mil empleos en esa nación, y así frenar la migración.

El acuerdo se suscribe una semana después de que el gobierno de México desplegara seis mil elementos de la Guardia Nacional en su frontera sur para contener la migración y cumplir así un acuerdo con el presidente Donald Trump de Estados Unidos.

Ambos mandatarios suscribieron el acuerdo donde el gobierno mexicano entregará los 30 millones de dólares en transferencia directa para el desarrollo de unas 50 mil hectáreas de tierra. “Sin condiciones, ni políticas, ni económicas, ni financieras, porque somos pueblos hermanos”, informó el Canciller Marcelo Ebrad.

Foto: presidencia

Errad agregó que el acuerdo de cooperación se extenderá a Guatemala y Honduras.

“Es una luz que alumbrará al mundo, es un ejemplo que damos y que debe oírse en el resto del mundo”, añadió el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

“Podemos estar divididos por una frontera, pero somos el mismo pueblo, hablamos el mismo idioma, es hora de que trabajemos de la mano, la suma de nosotros juntos es mayor que la de cada uno”, expresó Bukele.

En su intervención, el presidente de El Salvador Nayib Bukele, manifestó su admiración por López Obrador; exhortó a los mexicanos a apoyarlo, a darle tiempo, porque “los cambios tardan, cuestan, y si Roma no se hizo en un día, México tampoco se va a hacer en un día. Ustedes están viendo los cambios, los proyectos y cómo se está enfrentando a muchas cosas que nadie tenía el valor de hacerlo. Eso tiene mucho valor. Les va a costar conseguir otro así. Entonces, apóyenlo”, dijo.

López Obrador, reiteró su llamado a evitar la xenofobia; “tenemos que ver al migrante como un ser humano que va en busca de bienestar, a buscarse la vida a otras partes, arriesgándolo todo por algo que mitigue su hambre y su pobreza, y tenemos que ser muy solidarios”.

Refiró que desde que era presidente electo le planteó al presidente Donald Trump que para evitar la migración de Centro América hacia el norte, era necesario destinar recursos para impulsar actividades productivas, con la finalidad de combatir la pobreza, porque “la gente no sale de sus comunidades, de sus pueblos por gusto, sino por necesidad”.

Afirmó que Trump “ha ido entendiendo esta propuesta” y aceptó que “no es nada más el uso de la fuerza, sólo medias coercitivas y cerrar fronteras, sino entender el problema de fondo y buscar soluciones a esos problemas”.

El presidente de México dijo que como resultado de ese entendimiento, que impidió que se concretara la amenaza de cobrar aranceles a productos mexicanos, lo que representó “para nosotros un triunfo”, se acordó “el compromiso, y vamos a cumplirlo, de que haya más control en nuestra frontera, en la frontera sur, pedir que el que ingrese se registre hasta para cuidarlos mejor, para garantizar que no sean víctimas de abusos, necesitamos tener un registro, y eso ya se está haciendo”.

Además, “el compromiso de proteger los derechos humanos, porque por encima de las fronteras está la fraternidad universal. La justicia no tiene fronteras y tenemos que garantizar que haya justicia para cualquier ser humano”, manifestó López Obrador.

La firma del convenio se llevó a cabo en el Vivero Forestal Militar localizado frente a la Administración Portuaria Integral (API), a unos 40 minutos de la ciudad de Tapachula, donde fue presentado el programa Sembrando Vida. Plan de Desarrollo para la Migración.

Fue el gobernador del estado, Rutilio Escandón Cadenas el encargado de dar la bienvenida a los presidentes y al Canciller Marcelo Ebrad.

Anuncios

Deja un comentario