INAH incumple con indígenas de Chilón y Sitalá, argumenta desacuerdo con IEPC

Indígenas reclaman una disculpa y que el INAH y el IEPC tomen con seriedad el asunto

INAH incumple con indígenas de Chilón y Sitalá, argumenta desacuerdo con IEPC

Ángeles Mariscal

Indígenas tseltales de los municipios de Chilón y Sitalá prepararon con semanas de anticipación la llegada de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), para realizar el estudio cultural que les permitirá “certificar” su origen indígena y su derecho a la elección de sus autoridades por el sistema normativo indígena.

Cuatro días antes, a través de una mensaje de texto enviado vía teléfono celular, los especialistas del INAH avisaron que no iban a llegar, porque el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC) incumplió la firma de un convenio de colaboración que permitiría la operatividad del mandato judicial a favor de los tseltales de los dos municipios.

Las visitas del INAH estaban programadas para los días 24, 25 y 26 de mayo, en comunidades de Chilón y Sitalá. Desde noviembre de 2017, habitantes de estos municipios Hicieron la petición formal ante el IEPC.

En ambos municipios, durante décadas sus habitantes han consolidado procesos de organización, y en años recientes acordaron conformar gobiernos comunitarios, e hicieron una petición formal para que se les reconozca este derecho.

Tras la cancelación unilateral de la reunión para el estudio cultural, en una carta dirigida al INAH y al IEPC, los indígenas que conforman una comisión jurídica, manifestaron su indignación “derivada de la cancelación de la visita, debido a que no se les ha dado el debido respeto a nuestras comunidades”.

Exigen al IEPC y al INAH se formalicen los convenios específicos de colaboración entre estos organismos para que continúe el proceso para reconocer y legalizar la elección de sus autoridades por el sistema normativo indígena; y que los eventos programados se realicen “bajo escrito u oficio para darle formalidad y legalidad a todos los trabajos y/o reuniones de nuestras comunidades”.

Las poblaciones reclaman una disculpa y que el INAH y el IEPC tomen con seriedad el asunto, porque lo que está en juego afecta la vida de quienes habitan en la región, y no es un asunto de intereses políticos.

Anuncios