El extraño y ostentoso regreso de Enoc Hernández

Icono de la corrupción del sexenio fallido de Manuel Velasco Coello, adicto a los reflectores, Enoc retorna a la televisión en San Cristóbal

Raul Vera

Cuenta un amigo, que iba montado en su camioneta del año, le dio varias vueltas al parque de su natal jiquipilas, se estacionó y fue a donde estaba uno de los hijos de los ricos del pueblo. Ataviado con esclava de oro, reloj de marca, camisa por fuera, mezclilla bien planchada, mocasines blancos, lo saludo y a bocajarro, le dijo “ahora tengo más dinero que ustedes” Era Enoc Hernández, que llegaba a presumir su nueva riqueza, después de dejar la presidencia municipal de San Cristóbal, en donde nunca ha podido volver a ganar.

Icono de la corrupción del sexenio fallido de Manuel Velasco Coello, adicto a los reflectores, Enoc retorna a la televisora de la cual presume ser dueño en San Cristóbal de Las Casas. Esto después de que el gobierno en turno le quitará la franquicia electoral de Podemos Mover a Chiapas.

Enoc sigue teniendo su espacio de poder, con la figura de su esposa “La Amorchis” Dulce Gallegos, como él le dice, en el congreso local. La pobre señora solo ha servido para hacer el ridículo como lo dejó de manifiesto con la entrevista que le realizó Marco Alvarado y en la que dijo evocar, en lugar de convocar.

Enoc parece que no entiende y no solo ha vuelto a la “comunicación” claro con dinero mal habido, tomado del erario de los chiapanecos. Beto Ramos, columnista que fuera su vocero en el ICATECH. Instituto de Capacitación trampas electorales del Estado de Chiapas. Dice en su columna que Enoc anda llamando al padrón de lo que fue “Quiero tener un millón de amigos” una AC. que sirvió para hacer campaña en tiempo de de veda electoral. La está Llamando para hacer un nuevo partido, creo que no ha entendido que si le quitaron la anterior franquicia es porque no lo quieren ver en la escena pública.

Así las cosas con éste icono de la corrupción del sexenio pasado que no se quiere ir de la escena, pero que su protagonismo lo está poniendo en el filo del reglamento político del estado, porque si hay alguien ideal para ser chivo expiatorio de la corrupción de Manuel Velasco Coello, es Enoc, por protagónico y porque le gusta pasear luciendo su nueva riqueza.

Anuncios