Sandra Luz Díaz Morales, fue secuestrada y asesinada en agosto de 2014 por su esposo René Ruiz Rincón, quien junto a su hermano y cinco personas más le arrebataron a “Sandy”, la oportunidad de ver crecer a sus tres hijos y tener una vida libre sin violencia.

A casi cinco años del secuestro y feminicidio de Sandra Luz, su familia exige justicia, pues lamentablemente los culpables serán juzgados solo por el delito de feminicidio, por lo que temen que el sistema actué a favor de los asesinos.

“Sandy le pidió el divorcio a René porque estaba cansada de los abusos y la violencia que a diario sufría junto a sus hijos, él no quería dividir los bienes y decidió secuestrarla y asesinarla.

Desde ese día mi familia no ha podido superar la pérdida, a pesar de que hemos seguido con nuestras vidas; todos los días es una lucha continúa entre la rabia, nostalgia y tristeza”, dijo Lidia Díaz Morales, hermana de Sandra Luz.

A las afueras del Tribunal Superior de Justicia, Lidia denunció que desde la cárcel el feminicida de su hermana y sus cómplices llevan una vida de privilegios, los cuales hasta le han servido para amenazarnos.

“Los asesinos siguen con sus vidas desde dentro del penal, además tienen los bienes que por derecho le corresponden a los hijos de Sandy y han logrado rodearse de privilegios.

Sabemos que desde la cárcel tienen acceso a celulares, internet y redes sociales, y René los ha utilizado para acosar a sus hijos como si no bastara el daño hecho”, declaró.

La familia de Sandra Luz teme que al igual como ha sucedido con otros feminicidas en Chiapas, los de “Sandy”, queden en libertad, por lo que hicieron un llamado al juez, Ernesto Hernández Ruiz y al gobernador del estado para que este caso no quede impune.

“Estamos preocupados porque feminicidas confesos supieron evadir el sistema judicial argumentando fallas en el proceso y han quedado libres. En el caso de mi hermana, René y Geu y los otro cinco cómplices tenían fincado el delito de secuestro y feminicidio y solo se les juzgará por feminicidio cuando fue evidente que a mi hermana la privaron de su libertad, la encerraron en el closet y tenían una mujer encargada para darle de comer. Tenemos miedo de que al ser condenados por feminicidio en pocos años queden libres cumplan sus amenazas”, concluyó.

Anuncios

Deja un comentario