El pasado lunes un incendio en el municipio de Cacahoatán destapó el lamentable estado en el que se encuentran los bomberos de dicho municipio, pues para poder atender el servicio tuvieron que pedir la colaboración de elementos del cuerpo de bomberos de Tapachula.

Los bomberos de Cacahoatán dijeron que con la pasada administración habían logrado recibir un apoyo mensual de 8 mil pesos, los cuales servían para los gastos de operatividad de la estación, sin embargo con este nuevo alcalde, Julio Calderón Sen, al parecer no cuentan.

“No ha querido apoyarnos el alcalde y pues el apoyo que recibíamos aunque no era mucho si servía para operar. Nosotros no contamos con el equipamiento correspondiente, pero a pesar de eso cuando se nos requiere vamos con valentía y hasta arriesgamos nuestras vidas”, dijo el presidente del Patronato de Bomberos de Cacahoatán, Juan Carlos Barrios González.

Este heroico cuerpo de bomberos está integrado por 22 personas, los cuales por amor al servicio siguen en la corporación, ya que sus condiciones laborales no son las más optimas.

“Acá hay mujeres y hombres que son cabezas de familia y que necesitan que este trabajo no solo sea bien remunerado, sino que se les de seguridad porque ponen en riesgo su vida. Ellos no se quejan, ellos están siempre al servicio de la gente, quizás por eso ahora el presidente municipal no quiere apoyarnos porque saben que siempre atendemos los llamados de emergencia”, concluyó.

Afortunadamente el percance que sufrieron varias viviendas en el municipio de Cacahoatán no cobró la vida de ninguna persona, pero si dejó al descubierto las necesidades de los bomberos.

More

Deja un comentario