Publicidad

Gabriela Coutiño

Metapa de Dominguez, Chis. 18 Enero.- Unos 2 mil migrantes centroamericanos ingresaron a México esta alrededor de la cuatro de la mañana por el río Suchiate y por el puente internacional Rodolfo Robles, sin que las autoridades migratorias registraran sus datos personales, y sin alguna autoridad se los impidiera.

Los migrantes, en su mayoría hondureños permanecían en la ciudad fronteriza de Tecún Umán, Guatemala.

Ayer, las autoridades migratorias sólo lograron registrar los datos de 969 a quienes en cinco días les será entregada la tarjeta de visitantes por razones humanitarias que les permitirá tener empleo y servicios de Salud básicos en territorio mexicano.

Esta mañana, los migrantes habían avanzando hasta el poblado de Metapa de Domínguez, situado a 20 kilómetros de la frontera entre México y Guatemala y se dirigen a Tapachula, donde se les sumarán varios cientos más que entraron de manera indocumentada en balsas por el río Suchiate, en los tres días recientes.

Juan Carlos, un migrante hondureño señaló

que decidieron ingresar al país esta madrugada debido a que el albergue del lado mexicano no está listo y en la ciudad guatemalteca ya no les quieren dar ayuda. “No podemos quedarnos cinco días parqueados, sin comida ni nada”.

El contingente avanza sin contratiempos; a diferencia de las caravanas anteriores, la policía no ha intervenido para tratar de cerrarles el paso.

Publicidad

Deja un comentario