Normalistas denuncian agresión de habitantes de Zinacantán

0

Gabriela Coutiño

Tuxtla Gutiérrez, Chis. 28 Sep.- Habitantes tzotziles del municipio de Zinacantán, retuvieron siete autobuses en los que se transportaban alrededor de 400 estudiantes de la Escuela Normal Intercultural Jacinto Canek, luego de que habían saqueado una tienda Oxxo y algunas unidades repartidoras de refrescos y frituras.

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) emitió este viernes, una “acción urgente”, en la que aseguró que los 400 normalistas “fueron parados a la salida de la cabecera municipal por aproximadamente 70 integrantes armados de Zinacantán, quienes los retuvieron entre seis y ocho horas”.

Los alumnos llegaron a la cabecera municipal del poblado la noche del jueves a las 21 horas, aproximadamente, donde tiene la sede la Escuela Normal Intercultural, procedentes de Tuxtla Gutiérrez, luego de realizar un bloqueo en la carretera de cuota que comunica a Tuxtla Gutiérrez con San Cristóbal de las Casas.

El Frayba sostiene que los jóvenes fueron amenazados con armas, les dijeron que iban a quemar los autobuses y dispararon al aire para infundirle temor. “Alrededor de la 23:30 horas fueron bajados de los autobuses y desplazados de manera forzada, los agredieron físicamente; a todos les aventaron piedras, 10 alumnos fueron heridos, acosaron y abusaron sexualmente de las alumnas”.

Los pobladores por su parte, argumentaron que los hechos vandálicos que han realizado desde hace varios años ocasionan problemas al municipio, y dañan la imagen del municipio.

De acuerdo a otras fuentes, los alumnos de la Jacinto Canek y de otras escuelas normales llegaron a la cabecera de Zinacantán alrededor de las nueve de la noche; fueron interceptados por cientos de pobladores que amenazaban con quemar las unidades, tres de la institución educativa y cuatro de la empresa Cristóbal Colón, con la que los estudiantes tienen un convenio para que les facilite autobuses para movilizarse a cambio de respetar sus propiedades.

Los pobladores de Zincantán amenazaban con quemar los autobuses, en cuyo interior se encontraban los estudiantes, hasta que más de una hora después llegó el presidente municipal, Manuel Martínez Jiménez, y los convenció de que liberaran a los normalistas y que los camiones quedaran en garantía.

Al quedarse sin transporte, los normalistas caminaron diez kilómetros para llegar a San Cristóbal de las Casas.

Un funcionario del ayuntamiento de Zinacantán, aseguró que una vez que los alumnos descendieron de las unidades, los pobladores encontraron en su interior, 50 docenas de cohetes, palos, piedras, resorteras, refrescos y otros productos.

Anuncios