Con pagos en su mayoría a crédito, mexicanos dispuestos a pagar 30,000 pesos por un smartphone.

Con pagos en su mayoría a crédito y plazos de 12 meses o más, los mexicanos, están dispuestos a pagar 30,000 pesos o más por un smartphone.

Tras el reciente lanzamiento de la nueva familia de iPhone de Apple, cuyos precios se ubican entre los 18,000 y 35,000 pesos, algunos comentarios en redes sociales argumentaron que el precio ya es demasiado elevado para un teléfono inteligente; sin embargo, este no es el único equipo con estos precios.

El más reciente lanzamiento de Samsung, el Galaxy Note 9, muestra un rango de precio en sus modelos de entre $24,999 y $29,999 pesos.

Ante la oferta, Ricardo Mendoza, Analista de Dispositivos Móviles para IDC México de IDC advierte que “los smartphones de lujo” sí son una tendencia en el país y cuentan con la demanda suficiente para hacer crecer la categoría.

“Tocando el tema del lanzamiento reciente y si vemos también al líder de Android, la tendencia es innovar en los equipos pero más a competir que en especificaciones, estamos entrando a un mundo en donde lo que compite es la marca. Por encima de los 28,000 pesos ya son bienes de lujo e incluso si se vieran tan atrevidos como para sacar teléfonos más elevados, muy posiblemente se estarían vendiendo”, dijo Mendoza en entrevista.

De acuerdo con cifras de IDC, el valor de este tipo de equipos en México se ha incrementado 2% en el último semestre y la banda de precio para los smartphones que muestra el mayor crecimiento la banda premium que implica equipos con precios de 550 dólares o más.

Este renglón representa actualmente 9% de los equipos vendidos en el país y de acuerdo con Mendoza ha crecido a ritmo sostenido de 1% anual desde 2016. Para 2019 IDC estima que la categoría premium representará 10% de los smartphones en México.

“En 2016 estábamos en 6% y te puedo decir que la gama premium, por encima de 550, va a seguir creciendo. Vamos a ver esta banda crecer también por la incorporación de 5G hacia 2020 y si ahora vemos teléfonos de 30,000 pesos, en un medianos plazo con IoT y demás, esto puede comercializarse más”, dijo.

Si bien por años las consultoras han dicho que México es un mercado sensible al precio en este bienes, Mendoza, argumentó que según sus estudios a partir de la banda de 300 dólares hacia arriba esto ya no es del todo cierto, pues más que el precio, lo que predomina para que los mexicanos compren un smartphone es la marca; no obstante, para las gamas bajas el precio sigue siendo crucial.

“A partir de la banda de 300 dólares ya no importa tanto el precio si no la marca”, dijo.

De cara a la tendencia, Mendoza advierte que se seguirán elevando los precios en este tipo de equipos y la gente continuará pagando por ellos a pesar de que el entorno económico en el país no es del todo favorable.

El analista advirtió que aunque se ha elevado la inflación y se esperan menores ritmos de crecimiento para México en 2019, el ambiente de incertidumbre económica, pasó después de las elecciones de julio por lo que estiman que los mexicanos continuarán destinando gasto a la categoría de electrónicos.

Con información de Expansion.mx

Anuncios