Piden a Magistrados Federales el peso de la ley contra feminicida

La pesadilla no acaba y parece no tener fin para la familia de Maricarmen Escobar López, joven originaria del municipio de Pijijiapan, Chiapas, que fue víctima de feminicidio por parte de Felipe de Jesús Chamlati el 28 de marzo de 2016.

Fue en abril de 2018, dos años después del feminicidio, cuando el juez Octavio Ruiz Pereyra decretó sentencia a Felipe de Jesús Chamlati Albores, quien antes de arrebatarle la vida Maricarmen la violó, torturó, ató de pies y manos para que después el cuerpo fuera carcomido por aves de carroña.

Pese a cumplir con todas las características de feminicidio, la sentencia no fue por ese delito sino por homicidio calificado, por lo cual la condena fue de 37 años y 6 meses de prisión y una reparación del daño por 369 mil pesos.

NO ES VENGANZA, ES JUSTICIA

Pero por si lo anterior fuera poco, el feminicida, Felipe de Jesús Chamlati ha promovido un amparo por medio de sus abogados a través del Tribunal Colegiado Vigésimo Circuito con residencia en Tuxtla Gutiérrez, por los que los padres de Maricarmen, Juan Antonio Escobar y Cristina López, piden a los magistrados federales ser imparciales.

“Yo le pido al vigésimo colegiado de distrito, a los magistrado que van a intervenir que juzguen con imparcialidad. No quisiera que después de lograr un proceso de dos años y medio que ha requerido fuerza al final me digan que saldrá libre por un error. Ese muchacho puede estar detenido y analizar lo que hizo y reformar su vida, pero Maricarmen no recuperará su vida. Ella era una menor, muy querida por todos y en ningún motivo él tenía que quitarle su vida”, dijo Juan Antonio Escobar, padre de Maricarmen.

Asimismo, hizo un llamado a la ciudadanía para unirse en una sola voz y exigir justicia en este caso, que lamentablemente es tan solo uno de los muchos que se han suscitado en el estado y han quedado impunes.

“Maricarmen ya no se puede defender, yo le pido a toda la sociedad que me ayude a pedir justicia, y que de alguna manera esto le llegue a las autoridades y magistrados, quienes deben hacer su trabajo de acuerdo a la encomienda que tienen con el pueblo, juzgar apegados a derecho”, señaló.

Por su parte, doña Cristina López indicó que este proceso ha sido complejo, pero que pese a todos los obstáculos como familia no han cesado un solo día para que el feminicidio de Maricarmen no sea una estadística más.

“Dos años y medio para muchas personas es poco pero como padres es mucho. Ha sido un desgaste físico, moral y económico; ahorita lo único que pedimos es justicia, que analicen todo para que este caso se le haga justicia, no solo a mi hija, sino a todas las mujeres que han sido víctimas de feminicidio. Este proceso como madre ha sido difícil, y eso solo lo entenderán las personas que han pasado por esto”, concluyó la madre de la menor.

Anuncios