Gómez Maza, negocio para particulares

El Hospital Gilberto Gómez Maza cumplió 3 años de su apertura, una de las obras más importantes en el sexenio de Manuel Velasco, se anunció con más de 30 especialidades y el más grande de su tipo en el Sureste mexicano.

Hoy, propios usuarios y trabajadores aseguran que gracias a la última administración de dicho nosocomio, pasó de ser un noble proyecto a ser un “elefante blanco”, y como tal “un elefante de circo”; maltratado y empobrecido, tanto sus instalaciones como sus trabajadores, mientras un grupo de personas hace mal uso de sus instalaciones y de los recursos que debieron servir para engrandecerlo.

La administración actual se ve manchada por acusaciones de abuso de poder, prepotencia, acoso laboral (a todo aquél que no quiera participar de sus corruptelas), misoginia, y sobre todo de un abandono total para los más necesitados, aquellos, para quienes el hospital es la última esperanza.

Omitimos la fuente por temor a represiones, pero por todos es sabido que “el hospital contaba con el recurso físico para dar atención y recurso humano valioso, ambos fueron dejados a la deriva, ya que al momento cuenta solo con la mitad de los quirófanos en funcionamiento de los 8 que eran, y sin pudor alguno su recurso humano fue dejado de lado a fin de apostar a la contratación de medios médicos privados para realizar “campañas”, es decir, uso de áreas de hospitales y recursos públicos, para que personas muy bien seleccionadas por el director puedan cobrar por hacer lo que ya su personal hacía sin tener que usar más recursos que ya de por sí insuficientes.

Durante los últimos 6 meses, los recursos se han agotado pagando “campañas quirúrgicas”, que los usuarios no pagan, pero la ciudadanía sí.

La Secretaría de Salud destina casi 25mil pesos por procedimiento para ser depositados en la mano de áreas médicas privadas, procedimientos que se hacen dentro de la institución pública, lo que hacían los propios médicos del hospital.

A cambio de ello, no hay el mínimo de medicamentos para que su plantilla trabaje, los quirófanos no funcionan para las urgencias, porque están ocupados en campañas, la apertura de expedientes está limitada para las mismas campañas, “ya no es posible enfermarse y solicitar simplemente atención médica si usted no está dispuesto a participar en alguna campaña, para que la Secretaría de Salud le pague a un particular”, nos reveló la fuente.

Cerraron áreas de Reumatología, Angiología , Onología Clínica, poco a poco desaparece la salud pública y se ve substituida por subrrogaciones a clínicas de moral y fama deplorables, todos socios del director y la gente que se ha beneficiado de las campañas.

Los trabajadores se unen a hacer un llamado a las autoridades que verifiquen lo que pasa en el que debería ser el mejor hospital de Chiapas.

Anuncios