Don Jesús Vargas Hernández de Chiapa de Corzo

 

Don Jesús Vargas Hernández, nació en 1940 en el barrio San Jacinto de Chiapa de Corzo, a los once años comenzó su gusto por la música, hasta hace algún tiempo fue integrante de la “Marimba Orquesta Niluyarilu” del Pueblo Mágico, pero por la diabetes perdió una pierna y dejó de tocar.

 

“Yo empecé de once años, después me fui pegando con unas marimbas hasta que llegué a la marimba “Bonampak” del maestro Flamarión Gómez Díaz, éramos 18 integrantes, ahí duré seis años”, recordó don Jesús. Sin embargo para completar el gasto también trabajó como chofer en una dependencia de gobierno.

Lo amputaron por la diabetes y dejó de tocar.

Al marimbista la vida le cambiaría en el 2016, su larga trayectoria en la música se vio interrumpida abruptamente luego de la amputación de su pierna izquierda a raíz de complicaciones por la diabetes que padece. Recuerda que fue el 19 enero la última vez que hizo cantar las maderas.

 

“Ni supe cómo salió la enfermedad de mi pie, el ocho de enero ensayamos en la noche, ya estaba la Fiesta Grande, cuando sentí un dolor, desde entonces tuve malestares pero el cuatro de marzo ya no aguanté y aunque hicieron todo lo posible, el doctor me dijo que me tenía que volar la pierna”, relató don Jesús.

 

El cuatro de julio comenzaría una nueva vida para el chiapacorseño, entonces su ánimo había menguado y sus ilusiones estaban truncas, al parecer su vida ya no tenía sentido. “Cuando estaba en cama lloraba, oía la música de marimba y me ponía a llorar, aunque poco a poco me fui consolando”, detalló.

Su deseo por vivir menguó y sus ilusiones se desvanecieron.

Don Jesús está por cumplir 77 años, y su familia ya lo está celebrando, recientemente le regalaron una marimba que se acomoda a sus necesidades actuales y esto le cambió la vida.

 

“Mi suegro va a hacer un año que le amputaron la pierna y el fue marimbero toda la vida, se nos estaba deprimiendo demasiado. Junto con mi esposa nos surgió la idea de regalarle una marimba que él pudiera tocar”, detalló José Juan Meneses de Paz, yerno de don Jesús.

 

“Me siento muy contento, me regalaron esta marimba para que esté en la casa practicando, Dios quiera que algún día pueda poner mi piecito y pueda tocar bien”, confesó el oriundo del pueblo heroico.

 

comentarios

comentarios

Compartir