Publicidad...

Un elemento imprescindible en las ofrendas dedicadas a las y los fieles difuntos son las flores, en nuestro estado existen una gran variedad de ellas que son cosechadas en diversas comunidades y que no son tan conocidas entre la población.

Rosalía Vázquez – Canastera
“En el campo, ahí se da..
… la lechita”.

“El taray y totopostillo…
… lo traemos de la colonia”.

Taray, de zope o estrella, olotillo, siempreviva y punupunú son solo algunos nombres de las especies nativas qué se utilizan para darle color y olor a las ofrendas dedicadas a las personas que ya han fallecido.

Rosalía Vázquez – Canastera
“Venimos de la colonia…
… de ahí venimos”.

“La compran todavía…
… suficiente”.

La fragancia de estas flores inundan las calles en donde las venden. Algunas de las personas las ven pero no las compran debido a que no las conocen, aunque en años pasados, estas eran las más empleadas para las tradicionales ofrendas.

Rosalía Vázquez – Canastera
“Esta huele más esta flor…
… es una flor amarilla que viene”.

“Mucha gente no, casi no las conoce…
… se da mucho esta flor”.

Vendedoras y vendedores de estas flores esperan que las ventas se recuperen como en otros años, debido a que la pandemia por COVID 19 frenó este negocio por dos años consecutivos.

Publicidad..

Deja un comentario