Publicidad...

En Chiapas el derecho a la movilidad no está garantizado, dijo tajante Camila Peralta, coordinadora del Proyecto Artemisa, Movilidad Sustentable con Justicia Social, quien lamentó que el estado ocupe el noveno lugar en accidentes viales en todo México, de acuerdo con una encuesta de 2019.

A propósito de que este 22 de septiembre se celebra el Día Mundial sin Auto, manifestó que este dato se traduce en vidas que se han perdido a consecuencia de accidentes de tránsito, que pudo haberse prevenido si las instituciones priorizaran la movilidad de las personas.

“A pesar de que el Día Mundial sin Auto se realiza en México desde 2014, la movilidad en transporte privado y en la producción de autos, los autos que se registran en México tuvieron una alza del 23 por ciento y esto quiere decir que se aumenta el parque vehicular”, explicó.

La activista dijo que hay tres aspectos de la problemática del uso del transporte privado y motorizado: es uno de los que más gases de efecto invernadero emiten a la atmósfera con afectaciones al medio ambiente de manera severa; además, mueren al año 7 millones de personas por enfermedades respiratorias asociadas a la contaminación; y por último existe una alta incidencia de accidentes viales y distribución inequitativa de espacios públicos, solo en México el 70% de la vía está destinada al coche.

Camila Peralta habló específicamente de Chiapas, detalló que los centros urbanos con más defunciones por accidentes viales son Tuxtla Gutiérrez, Tapachula, San Cristóbal de Las Casas, Comitán y Palenque.

“En estos siniestros viales son los peatones los más afectados, seguido de los ocupantes de los vehículos, no las personas que van manejando sino los ocupantes; los motociclistas y los ciclistas”, agregó.

La coordinadora del Proyecto Artemisa propuso a las instancias gubernamentales que se debe poner al peatón en el centro de las políticas públicas, pensar de forma colectiva y en ciudades que sean para todas y todos.

Asimismo, que se debe priorizar el transporte público, de calidad y accesible, para que las personas tengan alternativas de desplazamiento; la infraestructura sostenible es otro aspecto, donde las autoridades deben construir calles completas, es decir, con carriles para automóviles y para transporte público, ciclovía, banquetas, rampas, iluminación, paradas y sistemas de absorción para lluvias.

“También necesitamos cambiar la mentalidad, hay una gran necesidad de campañas de educación y sensibilización; como Proyecto Artemisa, tenemos una campaña que se llama Educación para la movilidad, sostenibilidad y equidad, con talleres en donde podamos reflexionar todas y todos sobre la forma en que habitamos la ciudad”, puntualizó.

Finalmente hizo un llamado a las autoridades y la ciudadanía a pensar en el uso del automóvil como una problemática y no como una solución, toda vez que trae más daños y por tanto se debe exigir como comunidad un mejor transporte público e infraestructura sostenible.

Deja un comentario