La corrupción y el desconocimiento sobre el Derecho Agrario te puede llevar hasta la cárcel; las autoridades ejidales son altamente corrompibles, en Tuxtla hay muestras.

 

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- Los delitos de despojo de inmuebles, delitos contra el patrimonio y suplantación de identidad, son un problemática a nivel nacional; Oaxaca ocupa el noveno lugar nacional en despojo de inmuebles, pero en Chiapas, también se ‘cuecen habas’.

“No solo en Chiapas, en varias partes del país se presentan problemáticas cuando se intenta adquirir una propiedad ejidal”, reafirmó Julio Cesar Ramos Martínez, presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI).

“La corrupción y el desconocimiento de las personas sobre el tema ejidal es mucho y es muy complejo”, consignó el empresario.

“Te diré un ejemplo, hay un fraccionamiento que se hizo con una escritura pública pero son terrenos ejidales, imagínate a qué nivel llega la corrupción de que un notario público haya hecho una escritura sobre una tierra ejidal sin el proceso que se necesita”, refirió Julio Cesar Ramos Martínez.

Como el anterior, el caso de Dolores Castillejos Vázquez que por documentos falsos y tráfico de influencias podría terminar en la cárcel.

La mujer es víctima del Comisariado Ejidal de San Jasé Terán, Antonio Chay Jiménez, quien intenta arrebatarle a la viuda de su abuelo lo que en vida el hombre le cedió.

La mujer reveló en entrevista para Alerta Chiapas que vendió la propiedad que le fue otorgada basada en la voluntad que su difunto manifestó ante el Comisariado Ejidal en funciones.

“Lo primero que tendría que cuestionarse es cómo se pudo obtener una escritura pública de un terreno ejidal sin los procedimientos legales correspondientes; sin embargo, de acuerdo a sus declaraciones, al haber sido reconocida ante el Comisariado Ejidal en turno, favorece a la afectada.

“La ayuda jurídica ha sido tendenciosa y no le han permitido llevar a tener un resultado real y legal de las circunstancias”, analizó el abogado Abraham Sánchez Farfán.

Otro caso que evidencia lo corrompible de los trámites ejidales es el de Isabel Nangusé Tondopó, a quien con el apoyo de comisariados ejidales, la despojaron del terreno que compró hace 20 años. La mujer evidenció que el Tribunal Agrario no revisa pruebas y la Comisaría sede a cualquiera.

El experto jurídico consultado por este medio, señaló que la falta de conocimiento sobre el Derecho Agrario ha desfavorecido a familias enteras que son abusados por la falta de conocimiento.

“Desafortunadamente nadie se asesora cuando va a comprar en un ejido; los Comisariados Ejidales no conocen la ley y quienes la conocen son abusivos cuando deberían actuar conforme a derecho”, resaltó el experto.

Deja un comentario