La Secretaría de Educación de Chiapas lo respalda; admiten que María Inés Pimentel Tort, no es la legítima rectora del IESCH Tuxtla

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- Reconocen a Emilio Enrique Salazar Narváez como poseedor de la firma electrónica con la que el Instituto de Estudios Superiores de Chiapas (IESCH), Universidad Salazar, certifica títulos pero intentan responsabilizarlo de retraso en tramitología.

Lo anterior, en una reunión celebrada el día 16 de agosto del 2022, en donde participaron directivos del IESCH en Tuxtla Gutiérrez S.C. en donde firmaron una minuta de acuerdo las autoridades universitarias no reconocidas por la Secretaría de Educación del Estado, egresados y padres de familia.

Según la minuta de acuerdo firmada por los involucrados, “la reunión, no programada, tuvo como motivo, el análisis y explicación a los alumnos y padres de familia de egresados respecto del retraso en la tramitología y entrega de títulos a dichos egresados”.

En el inciso a, del documento firmado por María Inés Pimentel Tort, quien se ostenta como rectora del instituto y otros, reconocen que, “independientemente de causas que desde el año 2018 (año en que por mandato de ley se estableció que los títulos ya no serias físicos, si no electrónicos) causaron retraso en la emisión de los títulos, al día de hoy la problemática radicaba en que el ex socio y ex rector de la universidad Emilio Enrique Salazar Narváez, continúa en posesión de la firma electrónica con la que precisamente la universidad debe firmar dichos títulos”.

Y en efecto, Emilio Enrique Salazar Narváez, es reconocido ante la Secretaría de Educación de Chiapas, pero no puede certificar dichos títulos, toda vez que Salazar Farías se apoderó ilícitamente de la universidad y de toda la documentación -incluidos los expedientes de los alumnos- y demandó a Emilio Salazar Narváez engañando a la autoridad judicial para que no pueda firmar los títulos.

Cabe recordar que en el mes de febrero, la dependencia que encabeza Rosa Aidé Domínguez Ochoa fue alertada para evitar una afectación posterior a alumnos del Instituto, toda vez que su título pudiera ser objetado en cuanto a su validez, dado el conflicto administrativo en que se encuentra la institución.

Lo anterior, través de un documento de fecha 08 de febrero, firmado por Emilio Enrique Salazar Narváez, quien se acreditó ante la autoridad educativa como Administrador Único del IESCH.

“Por lo que niego rotundamente haberla designado, situación la cual hago de su conocimiento para los efectos legales correspondientes en el ánimo de evitar un mal mayor en la comunidad estudiantil”, citaba la misiva.

Sin embargo, en el segundo inciso de la minuta mencionaba, Emilio Enrique Salazar Farías, se atribuye el título de socio mayoritario y dueño de la universidad.

Menciona que “ha solicitado directamente a la Secretará de Educación, la sustitución de la firma electrónica que sirve para validar los títulos, en favor de la nueva rectora, pero que la Secretaría aun no ha obsequiado esta petición”, misma que ha sido desestimada por falta de sustento jurídico.

En favor de la comunidad estudiantil, Emilio Enrique Salazar Narváez -el legítimamente reconocido como Rector- podría hacerlo hasta que esté debidamente integrado el expediente de cada alumno y validado por la Secretaría de Educación estatal.

Deja un comentario