Carolina Castillo.

 

En Chiapas cada vez son más las personas que deciden terminar con su vida. Se dice que cinco de cada cien mil habitantes opta por suicidarse, como una forma “fácil” de salir de sus problemas.

 

Andrea Coutiño, psicóloga clínica y maestra en psicología infantil recalca que es muy importante considerar que el suicidio no es un tema que se deba tomar a la ligera.

 

“Últimamente, y más este año por la contingencia, sí aumentó la tasa, exageradamente; y la tasa es de hombres, de adultos mayores y de la mediana edad.”

 

Destacó que la falta de empatía por parte de la sociedad es también preocupante, ya que los comentarios que surgen alrededor de una noticia son insensibles y crean prejuicios sobre la importancia del cuidado de la salud mental.

 

“Es concientizar a las personas que el suicidio no es un juego, el suicidio no es que de la noche a la mañana la persona se levanta y decide acabar con su vida. El suicidio se da porque algo está pasando que cae en una depresión la persona, donde ya no encuentra una salida, ni buscar una solución al problema que está padeciendo.”

 

Señaló que un probable suicida no necesariamente debe desbordarse en llanto en todo momento, sino que puede vivir la cotidianidad, contento y sonriente pero, por dentro, sufrir una revolución de emociones que no reconoce, no acepta, ni trata de sanar.

 

Enojo, dificultad para tomar decisiones, irritabilidad, desinterés por su vida rutinaria, entre otras características, pueden ser señales de alerta que deben detectar quienes conviven con una persona de ideas suicidas.

 

Por otro lado, asegura que existen al menos tres factores de riesgo, en el caso de niños y jóvenes adolescentes, los cuales son: la familia, la escuela y la sociedad, por lo que, es importante brindar el interés y la atención necesaria de canalizar cualquier problemática que influya en la psique de este sector de la población, el cual es también trabajo de las autoridades, por tratarse de un tema de salud pública.

 

“Nos falta muchísimo en el estado de Chiapas, en la implementación de programas de salud mental para niños, para adolescentes, adultos y para el adulto mayor.”

 

Apostar por este tipo de campañas para fomentar el apoyo de profesionales de la salud mental en conjunto con la participación de la sociedad en general, ayudaría en gran medida a la prevención del suicidio.

 

Por último, exhortó a que padres de familia den la importancia que requiere la atención mental, propiciando un ambiente de confianza y respeto a las emociones de sus hijos, y que a su vez soliciten el acompañamiento de un profesional.

 

More

Deja un comentario