Ángeles Mariscal

Chiapas. Miles de migrantes centroamericanos, cubanos y haitianos, que permanecen desde hace varios meses en Chiapas con el propósito de tramitar visas humanitarias, se confrontaron la mañana del lunes, para ganar alguno de los pocos espacios que el Instituto Nacional de Migración (INM) otorga para el proceso.

 

El INM, que apenas el pasado 4 de enero reanudó el servicio, se encuentra rebasado en su capacidad, lo que sumado a la suspensión temporal que hubo provocada por la pandemia, ha hecho que la población migrante deba esperar más de seis meses para iniciar los trámites de solicitud.

 

Desde la madrugada del jueves, alrededor de un millar de migrantes iniciaron la fila afuera de las oficinas administrativas del INM en la ciudad de Tapachula, algunos aseguran que durmieron en el lugar; sin embargo, al abrirse la oficina, grupos de migrantes intentaron saltarse la fila, tras asegurar que ellos llevaban varios meses de espera.

 

Quienes estaban adelante buscaron mantener su lugar, lo que provocó un conato de violencia que fue detenido por la presencia de integrantes de la Guardia Nacional y policías estatales, quienes custodian la entrada a las oficinas del INM.

 

A unos metros de distancia, protegidos por los militares y vallas de metal, agentes del INM les informaron que no había las condiciones de seguridad para poder continuar con el servicio, lo que incrementó la inconformidad de la población migrante.

 

En 2020, hasta el mes de noviembre, 4,893 cubanos, 13,404 hondureños y 5,314 haitianos habían solicitado visas humanitarias en México. Tras la solicitud aún deben esperar meses para obtener una respuesta de las autoridades mexicanas.

 

En diciembre incrementó la cantidad de personas migrantes de Centroamérica, Haití y Cuba, que entraron al país por la frontera sur de México. Esa fue una situación extraordinaria, porque en la época decembrina el flujo migratorio se detiene, algunos regresan a su país de origen para pasar las festividades, y otros esperan el inicio de año para intentar cruzar la frontera, en su ruta hacia Estados Unidos.

 

El INM registró hasta el 30 de noviembre, alrededor de 175 mil migrantes realizaron algún trámite migratorio como la solicitud de tarjetas de Residente Permanente o Temporal, de Visitante Regional, de Visitante por Razones Humanitarias Temporal, Estudiante o de Visitante Trabajador Fronterizo, entre otras.

 

A esos se suman más de 100 mil detenciones de quienes ingresaron de manera irregular y que fueron localizados en desiertos, selvas, cañadas, montañas o abandonados en carreteras y autopistas por “polleros” o los denominados “guías”, según informó el INM.

 

Sobre estos flujos extraordinarios, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), en un comunicado conjunto señalaron que en 2020 ha empeorado la situación de los países de origen de los migrantes, tanto por la pandemia como por los desastres naturales. Ello incrementará el número de migrantes que lleguen a México.

More

Deja un comentario