Tuxtla Gutiérrez.-  Mario Alberto Mejía Morales, es un infante de 11 años  originario de Motozintla que para ayudar económicamente a su familia se dedica reparar celulares, hacer mandados para los vecinos y vender papalotes, sin embargo en días pasados la salud de su madre se vio afectada por lo que decidió producir y comercializar piñatas navideñas.

 

Luego de que uno de sus vecinos subiera a redes sociales la historia de Mario Alberto pobladores de Motozintla decidieron comprarle piñatas, y una institución de su municipio también le facilitó despensas y material para que el menor siguiera fabricando piñatas.

 

El padre del infante, don Mario Mejía Verdugo, es chofer de un taxi,  un oficio que antes de la pandemia le dejaba ganancias, pero que al igual que otros sectores se ha visto afectado, por lo que ahora es más difícil sostener a sus tres hijos, Mario de 11, Javier de 7 y Andrea de tan solo 3 años.

 

La madre del menor, doña Leyva Morales Roblero, es ama de casa, y aunque también realiza varias actividades desde el hogar para ganarse la vida el ingreso no es suficiente.

 

Gracias a que la historia del pequeño Mario Mejía Morales la familia ya  vendió 50 piñatas, que oscilan entre los 50 y 60 pesos, sin embargo el infante aún quiere comercializar más, pues su objetivo es conseguir el recurso para ayudarle a sus padres para adquirir los regalos  para Navidad, y conseguir un mejor equipo móvil que le permita enviar con mayor facilidad sus tareas de la secundaria.

 

Actualmente, Mario vende sus piñatas en el cruce de las calles 3ª Avenida Norte y a Poniente, frente a la clínica del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado ISSSTE, ubicada en el barrio Emiliano Zapata del municipio de Motozintla. Para encargos, el infante puso a disposición el número: 9621223962.

 

 

 

 

More

Deja un comentario