in

Cobijaba Secretaría de Seguridad a presunto matón, lo tenía como directivo

La dependencia de Gabriela Zepeda relevó al director de la Policía Estatal Preventiva, acusado de matar a un “escolta”

 

 

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC), que dirige Gabriela Zepeda Soto, informó de la sustitución de su director de la Policía Estatal Preventiva (PEP).

En un comunicado, lamentó el deceso del policía Raquel Cruz Cruz y anunció la separación del cargo de José Santos Hermenegildo Ortiz, mejor conocido como “Comandante Santos” para no entorpecer las investigaciones.

El relevo viene después de que se publicara una misiva a nombre de policías chiapanecos, donde acusan a Santos de haber matado bajo los influjos del alcohol a uno de sus compañeros que fungía como escolta, aunque por ordenamiento la figura de guardias ya había desaparecido y está la instrucción de no usarse.

La carta, enviada a diversos medios de comunicación, firmada el 15 de noviembre, explicaba que el 14 de noviembre el comandante estando en su rancho “El Potrillo”, ubicado entre los municipios de Ixtacomitán y Solosuchiapa, luego de un altercado con su escolta, sacó el arma y le disparó a muerte.

“Lamentamos profundamente la muerte del compañero policía estatal Raquel Cruz Cruz a manos del director de la corporación en mención de nombre José Santos Hermenegildo Ortiz (comandante Santos)”, indica el escrito.

Hasta ahora la Fiscalía General del Estado (FGE) no ha emitido ningún comunicado respecto al deceso del policía y sobre la supuesta presencia en el lugar del fiscal de la Región Frailesca, Pablo Liévano Flores.

A Santos, removido ya del cargo, lo acusan en la misma carta de juntarse con presuntos delincuentes dedicados al robo de combustible en los municipios de Reforma, Juárez, Pichucalco y el sur de Tabasco.

Los policías dieron a conocer que luego de que Santos le disparó, les ordenó llevarlo al Hospital de Pichucalco, pero por la gravedad lo trasladaron al Hospital “Juan Graham”, en Villahermosa, donde falleció. También les instruyeron mentir, decir que se había tratado de un asalto y alterar la escena del crimen.