in

Denuncian corrupción en Delegación de Tránsito del Estado de Tapachula

A una ciudadana la infraccionaron y descubrió que la moto que compró, ya con baja, tenía fichas pendientes que el delegado Héctor de la Cruz le obligó pagar

Samuel Revueltas

 

La Delegación de Tránsito del Estado en Tapachula es un nido de corrupción y exceso de burocracia que impide que la ciudadanía gestione correctamente asuntos, denunció la ciudadana Analí N, quien alertó por las anomalías que pasó luego de ser infraccionada.

Relató que el 5 de octubre contrató a una persona para el uso de una motocicleta que compró pero que efectivamente, reconoció, no contaba con placas, motivo por el cual fue detenido en un operativo; al siguiente día acudió su hijo a hacer los trámites para poder sacar la unidad y ahí inició el tormento.

Explicó que en Tránsito le dijeron que contaba con tres infracciones anteriores y que tenía que pagarlas, para que le liberaran el vehículo; un día después acudió a las oficinas nuevamente, con la acreditación en factura, pero de nueva cuenta le dijeron que tenía que pagar.

“Yo acudo a las oficinas de Tránsito otra vez a preguntar por qué no me puedan dar mi moto si yo estoy acreditando la propiedad con una factura y aparte de eso yo no tengo que pagar infracciones que no son mías, que son del señor (el dueño pasado), que yo apenas acabo de contratar”, cuestionó.

Ante ello la mandaron a buscar a los directivos, pasó de uno a otro y nadie le dio respuesta, todos le decían lo mismo, que tenía que pagar los adeudos que ascienden a 2 mil 500 pesos.

Su queja llegó incluso a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, pero a su vez fue turnada a su simil estatal, donde la atendieron y se comunicaron con la Delegación de Tránsito y así concretaron una cita con el delegado Héctor Francisco Fabián de la Cruz Morales, quien no se presentó a la reunión.

A la denunciante le llamaron por teléfono, era el delegado, quien en tono molesto le dijo que le estaba haciendo un favor al querer atenderla.

No le quedó de otra que pagar, la obligaron, por lo que cuestionó el método que emplean para dar de baja a los vehículos, pues consideró que no es posible que permitan la baja sin observar las infracciones que tiene.

También señaló la irresponsabilidad de la autoridad pues le regresaron a ella documentos que estaban retenidos del dueño anterior, lo cual vulnera la integridad de las personas al no dársela a quien le pertenece.

Otro pago que tuvo que hacer fue el arrastre de la moto, que por cuatro días pagó mil 700 pesos y sin recibo, lo que hace suponer que existe un caso de corrupción.

La ciudadana Analí pidió a las autoridades poner atención en estos casos de corrupción que existen en Tránsito del Estado.