in

Vence el cáncer y celebra como Supergirl

Sam, una niña chiapacorceña fanática del TikTok, tocó la campana que anuncia que al fin venció la enfermedad; a sus amigas y amigos con cáncer les dijo: “Sí se puede”.

Samuel Revueltas

 

Samantha es una niña de seis años que desde junio de 2016, cuando tenía apenas dos años y ocho meses, fue diagnosticada con leucemia; pero hoy, luego de estar la mitad de su vida en un hospital con sesiones de quimioterapia, le dijo al fin adiós al cáncer que acechaba su salud.

Es de Chiapa de Corzo, cada año cumple la manda de preservar la tradición de la Fiesta Grande de Enero; por su estricto comportamiento, sus médicos y enfermeras le permitían celebrar con sus debidos cuidados.

El TikTok es su pasión, lo hace muy bien, tiene habilidad para los videos que hace junto con su mamá Iris Gutiérrez Parada; sin embargo, por el cáncer no podía hacer cosas, una de las principales que prometió hacer es pintarse las uñas, la ilusión de muchas niñas.

Sam, como la conocen familiares y amigos, no sabía a qué iba la mañana del 4 de septiembre al Hospital de Especialidades Pediatricas, donde recibió 120 sesiones de quimioterapia. Su mamá y su papá Carlos Santiago la levantaron muy temprano y se la llevaron.

La enfundaron en un traje de su personaje favorito, la Supergirl; llegando al nosocomio, se enteró que luego del raspado de médula posterior a las quimioterapias, el resultado había sido positivo, estaba libre del cáncer.

En uno de los pasillos en los cuales recorrió tres años, ya la esperaban médicos, enfermeras, algunos familiares y doctores de la risa; en el centro una campana, la famosa y anhelada campana dorada.

La Supergirl avanzó ligero entre aplausos, la encaminó una doctora que la puso justo en el lugar preciso. Ahí se prendió de ella, la sacudió fuerte, liberándose de la enfermedad.

Ahora que está libre del cáncer quiere hacer muchas cosas, pintarse las uñas por ejemplo; lo dijo muy contenta, también le mandó un mensaje a sus papás ante las cámaras:

“Muchas gracias porque también han apoyado a salir adelante y a echarle ganas”.

Y a sus médicos y enfermeras: “También que me dieron el apoyo para salir adelante y me cuidaron mucho”.

A sus amigas y amigos con las que compartió consultas, les pidió que le sigan echando ganas y les dijo que “sí se puede”.