in

Geovani de 14 años padece leucemia y Covid, necesita ayuda

“Lo vamos a lograr, mi hijo saldrá del Isstech e iniciará sus quimioterapias en el Pediátrico”; la familia de escasos recursos proviene de Tuzantán, necesitan tu ayuda.

Tuxtla Gutiérrez.-  En agosto, la vida de la familia Marroquín Cigarroa dio un giro de 180 grados. Al primer hijo de José Luis Domínguez Bartolón y Floridalma Marroquín Cigarroa, Geovani, de 14 años le diagnosticaron leucemia granulocítica y Covid- 19.

Fue el 6 de agosto cuando a los padres de Geovani les confirmaron que su primogénito tenía leucemia, por lo que acudieron al Hospital General de Tapachula para que le realizarán más estudios,  pero jamás pensaron que de ese nosocomio su hijo saldría 19 días después en una ambulancia para ser trasladado de emergencia a Tuxtla Gutiérrez.

“Veía que mi hijo por más que comía mucho estaba muy flaquito, así que le hice estudios de rutina y me dijeron que podía ser leucemia, así que lo llevé al Hospital General de Tapachula y ahí primero me dijeron que no era eso, que era una infección, después que siempre si era. Mi hijo entró a ese hospital caminando, lucido y salió muy mal, casi sin respirar, sin tener noción de lo que pasaba”, aseguró la madre.

Doña Floridalma narra que en el Hospital General de Tapachula le pidieron realizar un estudio, que le costó “casi 6 mil pesos”, pero días después le dijeron que por error habría que realizarlo de nuevo, por lo que ella se negó, sin embargo al final el nosocomio aceptó su responsabilidad en el fallo de la prueba y la hizo de nueva cuenta, pero gratuita.

“Me pidieron un estudio y con mucho esfuerzo lo pagué pero a los días me dicen que algo salió mal y que debo pagar de nuevo, entonces me negué y me hicieron firmar un papel de que por falta de dinero mi niño no iba a tener ese estudio, pero después aceptaron que fue culpa de ellos y lo hicieron pero ya ellos lo pagaron”, aseguró.

Durante los 19 días que el menor de 14 años estuvo en el Hospital General de Tapachula, la madre asegura que “solo las enfermeras tuvieron una buena atención”, y debido a que la salud de su hijo empeoraba su esposo decidió hablar con la doctora, que al final ordenó que Geovani fuera trasladado al Hospital de Especialidades Pediátricas de Tuxtla Gutiérrez.

“Mi hijo ahí se puso peor, solo las enfermeras le hacían caso, por eso mi esposo intervino y logró que lo trasladaran al Pediátrico, ahí cuando lo recibieron me dieron una magnifica atención, pero eso sí me dijeron que Geovani venía muy grave y que si me tardaba tres horas más se me moría en el camino”.

El trayecto a Tuxtla Gutiérrez fue una  agonía para Geovani y sus padres, porque el menor tuvo que viajar con oxígeno ya que presentaba neumonía, además de problemas en el corazón e hígado.

La madre del menor señala que para ser trasladado en el Hospital General de Tapachula le hicieron la prueba de Covid- 19, misma que salió negativa, pero en el de Especialidades Pediatricas dos días después repitieron la prueba y salió positiva, por lo que el menor fue trasladado al ISSTECH.  

“No entiendo qué pasó, allá en Tapachula la prueba de Covid- 19 salió la negativa, pero en Tuxtla salió positiva. El médico del pediátrico fue claro y me dijo que de leucemia podía no morir, pero de coronavirus sí,  y por eso se trasladado con urgencia al Isstech, pero ahí me dicen que está grave y yo solo pido a Dios que nos ayude a salir de esto”.

Aunque el panorama es complicado, doña Floridalma y su esposo no se rinden, y esperan que en unos días su hijo venza al Covid- 19 para que pueda regresar al Hospital de Especialidades Pediatricas para comenzar sus quimioterapias y ganarle también la batalla al cáncer.

“Estaba muy triste, pero un médico del Isstech me dijo que mi hijo estaba luchando, que tenía ganas de vivir y eso me dio fuerza porque si él que está intubado puede, yo también puedo y lo estoy esperando para que juntos comencemos a enfrentar la leucemia”, mencionó.

Los padres de Geovani son de escasos recursos, doña Floridalma es ama de casa y su esposo es vendedor ambulante, y de no ser por el apoyo que ha recibido de su familia y la ciudadanía no podría estar en Tuxtla Gutiérrez apoyando a su hijo.

“Nosotros somos de pocos recursos, pero gracias a Dios la gente nos ha ayudado no solo con dinero, por ejemplo mi cuñada ve a mis otros dos hijo allá en el pueblo. Estoy muy agradecida con esa gente que sin conocernos nos manda ayuda,  como un señor de un sindicato que me mandó 6 mil pesos, yo con eso pagué estudios  de mi hijo, también el presidente municipal de Tuzantán me apoyo con transporte y otras cosas”, indicó.

Han sido 26 días de angustia, dolor  y preocupación para los padres de Geovani, pero pese a lo difícil que ha sido ver a su hijo hospitalizado no pierden la esperanza de que saldrán juntos de esta dificultad.

“Lo vamos a lograr, estoy segura. No ha sido fácil, pero mi hijo saldrá del Isstech, e iniciará sus quimioterapias en el pediátrico, y ahí lo van a sacar adelante porque ya me dijeron que aunque no hay medicamentos me van a ayudar y yo confío mucho”, concluyó.

Si entre sus posibilidades puede ayudar a la familia de Geovani puede hacerlo a la cuenta 4152313514003768, a nombre de Aylin Janeth Marroquín Victorio. BANCOMER

5343 8102 0308 4105 Banco Azteca