in

Funda grupo feminista, se manifiesta y la reprimen

En Chilón, donde una niña fue violada y asesinada, el Ayuntamiento emprendió una campaña de odio contra una feminista por pedir justicia; le mandaron hasta policías 

Samuel Revueltas

En el municipio de Chilón nació hace seis meses la Colectiva de Mujeres Tseltales “Esperanza Viva” que comenzó a tener mayor presencia ante el feminicidio de Maricela, una de niña de 14 años que fue hallada violada en un basurero del municipio.

Leticia Sánchez Méndez, junto con el grupo, comenzó a pedir justicia por el cruel acto y por las consecuencias que originó, porque encarcelaron a los papás de la menor y a varios presuntos responsables.

Por ello, organizaron una manifestación que fue reprimida por el alcalde Carlos Ildelfonso Jiménez Trujillo; la protesta no tenía carácter político, era solo pedir justicia, sin embargo el presidente mandó a avisar que no se hiciera la marcha.

Leticia Sánchez, conocida en su nombre tseltal como Xkon, en entrevista se dijo desesperada, lanzó un llamado de auxilio e incluso está valorando irse de Chilón y de Chiapas por las amenazas cibernéticas que ha recibido luego de la protesta.

“Están reprimiendo nuestras voces y esto me tiene un poquito desgastada, todo lo que dijeron, dijeron que me iban a violar, que me estaban esperando, que me iban a violentar en la marcha; no sé que pueda pasar con esto”, aseveró.

Mencionó que el nacimiento del grupo feminista tiene su base en los constantes actos impunes en contra de las mujeres tseltales, violencia en las familias, feminicidios y miedo de las mujeres a caminar en las calles de Chilón.

La manifestación por Maricela, indicó, se salió de control, la politizaron; en redes, la atacaron, le recordaron que fue elemento policiaco en la administración de Leonardo Guirao, de donde renunció por la violencia que se ejercía a las mujeres.

En las mismas redes, desde cuentas que deduce que son falsas, le han cuestionado sus ideales en torno al aborto y su defensa a las mujeres, lo que ha subido de tono por las amenazas que ha recibido.

La manifestación se desarrolló pero evitó que acudieran más mujeres que pudieran ser violentadas, no obstante en todo momento estuvo rodeada de elementos policiacos para intimidarlas.

“No quiero ni salir (…) no sé con quien acudir, estoy totalmente bloqueada, ellas (las integrantes de la colectiva) también tienen miedo, lo que único que quisiéramos es que no nos hagan daño; he querido ir a mi rancho pero no puedo salir, me están diciendo que me vaya del pueblo, temo por mi familia, no pensé que esto se saliera de control”, puntualizó.