in

“Ambiente de terror” en Aldama por disparos de armas desde Chenalhó: Frayba

Gabriela Coutiño

Tuxtla Gutiérrez, Chis. 17 Agos.- El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba), denunció que este fin de semana que presuntos pobladores del ejido Santa Martha, municipio de Chenalhó, mantuvieron “un ambiente de terror” al realizar “al menos 26 ataques con armas de fuego de alto calibre”, en contra de comunidades del vecino Aldama, en el contexto del conflicto que mantienen desde hace 45 años por la disputa de 60 hectáreas.

Fue “un fin de semana terrorífico porque el grupo civil armado de corte paramilitar de Santa Martha, mantiene asediadas a las comunidades de Aldama”, a pesar de que el pasado 30 de julio autoridades de ambos municipios ratificaron el pacto de no agresión para evitar hechos de sangre a causa del diferendo agrario, señaló en una acción urgente.

El organismo, no reporta personas lesionadas, pero explicó que de acuerdo con denuncias de autoridades y pobladores de Aldama, “los ataques comenzaron a las 19:23 horas del 14” y el sábado 15 “se intensificaron; los pobladores reportaron que los agresores -divididos en tres grupos armados y en diferentes posiciones- habían cruzado los límites de Aldama, poniendo en peligro a los habitantes de las comunidades de San Pedro Cotzilnam y Yeton”.

Señaló que “las familias que fueron atacadas por el grupo civil armado de corte paramilitar tuvieron que desplazarse a otra comunidad”, mientras que la policía estatal que se encuentra instalada en la comunidad de Tabac “no intervino ante esta situación”.

Aseguró que el 16 de agosto, los hombres armados “continuaron atacando a las comunidades de Yeton, Ch’ivit y Stzelejpotobtik, desde diferentes puntos: el Puente, K’ante’, Templo, Panteón, Xchuch te’, Vale’tik, Santa Martha y en el punto del Ladrillo, ubicado dentro de las 60 hectáreas en disputa”.

El Frayba reportó que a las 12:38 horas del 17 de agosto, la comunidad de Stzelejpotobtik, seguía siendo atacada con armas de fuego de alto calibre.

“Los disparos no cesan a pesar de las solicitudes de intervención que desde el Frayba realizamos, junto con los reportes de los 115 representantes de las comunidades de Aldama (…) Son al menos 26 ataques con armas de alto calibre, realizados por grupos civiles armados de corte paramilitar que operan en esa región, procedentes de

comunidades de Santa Martha, Chenalhó”.

Por lo que exigió a las autoridades federales y estatales, tomar “las medidas de seguridad y precautorias para evitar hechos que sean de difícil reparación, como el derecho a la vida, seguridad e integridad personal y el escalamiento del desplazamiento forzado”, además de que “investiguen de manera pronta y adecuada, sancionen, desarmen y desarticulen los grupos armados de corte paramilitar de Chenalhó, responsables directos de los ataques armados que han provocado desplazamientos forzados en la región”.