in

Denuncian negligencia del IMSS en San Cristóbal

Modelo de Atención Solidario para pacientes COVID-19 a población abierta, es una farsa; al hombre le negaron la atención y murió, relata uno de sus hijos.

Tuxtla Gutiérrez. A las afueras del Hospital Rural “San Felipe Ecatepec” del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en San Cristóbal de Las Casas, el joven Alberto Díaz García denunció que personal del lugar se negó a atender a su padre aparentemente porque presentaba síntomas de Covid- 19.

Pese a que el director del IMSS, Zoé Robledo, y el dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), Arturo Olivares, firmaron a principios de mayo un acuerdo para atender a población no derechohabiente en el marco de la emergencia nacional sanitaria por COVID-19, el joven Díaz García aseguró que esto es mentira y narró al portal Imparcial Chiapas la forma en la que su padre perdió la vida.

“Dijeron que aunque no fuéramos derechohabientes nos atenderían y es falso. Acudimos a uno de los módulos y le hicieron varios exámenes a mi papá para saber qué tenía, las enfermeras fueron amables y nos informaron que su oxigenación era baja y que teníamos que internarlo, pero en vez de que el internista nos apoyara nos negaron la ayuda. Había gente en urgencias afuera y nos negaron la entrada, las enfermeras les pedían que nos atendieran y no las dejaban pasar porque podían contaminar el área”, declaró en entrevista Díaz García.

Con tristeza y enojo, el joven recordó que con su hermano cargaron a su padre y de rodillas le pidieron al personal de salud del área de urgencia que los atendieran, pero al ver que no tenían una respuesta favorable tuvieron que romper la puerta para ingresar.

“Entre mi hermano y yo tuvimos que cargar a mi papá, estuvimos esperando de rodillas hasta que nos cansamos e indignados rompimos la puerta para que nos atendieran y cuando entramos los guardias y los enfermeros se metieron y se escondieron, y vimos que habían sillas disponibles y no es posible que nos la negaran. Como pudimos sentamos a mi papá, pero ahí perdió el conocimiento y ni eso valió para que nos hicieran caso”.

Según Alberto Díaz García solo un médico se les acercó al ver que su padre se encontraba inconsciente, sin embargo minutos después fueron desalojados del hospital, y tan solo podían comunicarse a través del cristal que rompieron de la puerta de urgencias.

“Después de que un médico se acercó a ayudarnos nos sacaron, no pudimos verlo. Ellos son responsables porque no quisieron atendernos, hay constancia de que a través de ese cristal roto nos comunicábamos. Perder a mi padre es muy doloroso, pero es más la rabia que tengo ante las autoridades por su poco corazón y el trato indignante que nos dieron por eso no voy a callarme y los vamos a demandar”, sentenció el joven.