Información: El Financiero.

Desde la Dirección de Coordinación Sectorial y Regional del Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve), Nayeli Edith Yoval ha beneficiado a su pareja, Alejandro Blancas, con la entrega de recursos y apoyo para publicaciones.

En octubre de 2019, el Imjuve destinó 50 mil dólares (972 mil 500 pesos al tipo de cambio en ese momento) al Organismo Internacional de la Juventud para Iberoamérica (OIJ), ONG en la que Alejandro Blancas es el director para América Latina.

A través del convenio IMJUVE/SAI/OI/002/2019, del cual EL FINANCIERO tiene copia solicitada por transparencia, el Instituto dio esos recursos “como colaboración” al OIJ, sin especificar por qué, con qué fin y sólo asignado como “pago de cuotas y aportaciones”, pese a que el gobierno, como política, recortó el apoyo a organizaciones de la sociedad civil.

Los recursos se gestionaron desde septiembre, cuando Nayeli Yoval –quien no puede ocupar un cargo de Dirección en el Imjuve, pues no cuenta con título profesional, según el Registro Nacional de Profesionistas–, solicitó la entrega de ese dinero a través de la Subdirección de Recursos Financieros del Instituto, como consta en un documento, del cual este medio tiene copia.

Pero no es lo único con lo que el Instituto ha beneficiado al OIJ o a Alejandro Blancas, quien integró por unos meses juntas y comunicación interna de trabajo exclusivo del Imjuve, pese a no trabajar ahí. En septiembre de 2019, a través del Instituto se gestionó el pago de 3 mil ejemplares de una pequeña publicación de 74 páginas sobre el Tratado Internacional de derechos de la juventud, que, por cierto, presenta sólo los logos del OIJ, y no del Imjuve, que fue quien lo pagó.

Además, en enero del año pasado, el director del Instituto, Guillermo Rafael Santiago –quien fuera el diputado más joven (22 años) de la pasada Legislatura, elegido mediante una tómbola, y cuyo único antecedente laboral es haber sido recepcionista por dos semanas en un hotel en Chiapas–, junto con Alejandro Marín y Alejandro Blancas, viajaron a Cuba (El Financiero posee los boletos del avión), con cargo al erario, pese a que él ya trabajaba para el OIJ y no para el Imjuve. El motivo del viaje fue “aprender los procesos de alfabetización en ese país”.

Cabe recordar que el OIJ es un órgano mundial conformado por 21 países iberoamericanos que, según su web, articula la cooperación entre los jóvenes y los gobiernos, y es encabezado por Juan Mactzil Trejo Cervantes, mejor conocido como Max Trejo (nombre que él mismo registró ante Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual, IMPI), quien en el organigrama aparece como secretario general de ese organismo.

Trejo Cervantes, una persona ligada al duartismo en Veracruz y quien durante el sexenio del priista en esa entidad fue nombrado director de la Oficina de Representación para Europa e Iberoamérica de Veracruz, da conferencias sobre cómo mejorar las condiciones de trabajo y bienestar de la juventud; aunque, durante 2019, 31 periodistas del medio Mexico.com, en su mayoría jóvenes, lo demandaron colectivamente por violar sus derechos laborales y el adeudo de aproximadamente un millón de pesos.

Deja un comentario