Asesinado por el gobierno de Patrocinio, activistas, artistas, víctimas de crímenes de odio; son algunos a quienes les rinden honores.

Una de las salas del Museo de la Ciudad de Tuxtla se transformó. Cambiaron las mamparas, las pinturas, las esculturas y los grabados por una mega ofrenda, como la que montan cada año, pero en esta ocasión está dedicada a la comunidad gay.

Del techo caen flores de cempasúchil y entre ellas penden fotografías de 35 difuntos; entre el recorrido visual se pueden observar a víctimas de los asesinatos del gobierno de Patrocinio González Blanco Garrido, activistas por los derechos sexuales y reproductivos, artistas y personas asesinadas por odio a los homosexuales.

Se trata de un altar de grandes dimensiones, de aproximadamente seis metros de largo por tres de alto, que cuidó detalles en iluminación, colores predominando el morado e incluso la música, ambientado por canciones de Chavela Vargas.

A la entrada a la sala se aprecia una ficha de presentación escrita por Roberto Ramos Maza, especialista en temas de la ciudad, quien destaca que la muerte iguala a todas las personas, pero que hay algunos decesos que siguen sin igualar en derechos.

“Parejas no consideradas en servicios funerales –ni en derechos testamentarios-, hombres y mujeres vestidos con ropas que no corresponden a su género, crímenes ocultos para satisfacción e impunidad de asesinos, son algunas de las circunstancias que rodean a menudo la muerte en el caso LGBTQI+”, critica.

El altar estará para exposición en el Museo de la Ciudad hasta el 2 de noviembre, en medio de una jornada de actividades que vinculan la escena cultural con acciones de la comunidad gay.

Anuncios

Deja un comentario