María Elena Figueroa Jiménez pertenece a la Fundación Demos la Batalla, ha tenido cáncer de mama tres veces, en un lapso de 19 años y hoy vive para decirle al resto de las mujeres que nunca deben rendirse ante este padecimiento.

En el 2001 le inicia el primer cáncer y cae como reincidente cada nueve años, en 2010 y en 2018. La primera vez, sintió que ya no había de otra y que tenía la muerte encima, pero por fortuna lo superó junto con los miedos que conlleva.

En 2009, comprendió lo que venía y enfrentó el padecimiento con la sapiencia de que si había salido de uno, podría con el otro. El desánimo le llegó con la noticia en 2018 de que de nueva cuenta tenía cáncer de mama.

“Te preocupas y dices: ¿la voy a librar? Porque el cáncer definitivamente mucha gente al año o los dos años, muere; sin embargo, yo he tenido la oportunidad gracias a Dios, por alguna razón Dios te deja para misiones que cumplir, y la misión es poner un granito de arena en la vida de cada persona que puede estar pasando esta terrible enfermedad”, expresó.

El llamado de María Elena es para que las mujeres se exploren, pero también solicitó a los varones revisarse, porque también se han dado casos y siempre, la autoexploración, ayudará a detectarlo de manera preventiva.

Reconoce que fue muy duro enterarse de la noticia de tener cáncer, porque Chiapas es uno de los estados que más sufre por la carencia de medicamentos. Ella tuvo la suerte de contar con un seguro de gastos médicos.

En sus procesos de enfermedad, María Elena ha conocido gente solidaria, como el oncólogo Román Acevedo Barba, que hoy en día, con la Fundación, viene cada octubre a Pijijiapan, a dar 300 consultas y cirugías gratuitas durante cuatro días.

Siete años tiene de vida la Fundación Demos la Batalla, lapso en el cual han logrado otorgar más de 2 mil 100 consultas y le ha salvado la vida a 100 personas, por ello la recomendación de María Elena ante la noticia de detección es nunca rendirse, ¡nunca!

Anuncios

Deja un comentario